El Puerto sigue sin recibir el permiso para vender los muelles después de cuatro años

02 julio 2009 a coruña.- el puerto invertirá más de 149 millones en las instalaciones de punta langosteira el próximo año foto horizontal
|

Muchos esperaban que la visita de la ministra de Fomento, Ana Pastor, al puerto de punta Langosteira trajera consigo algún anuncio respecto a la desafectación de los muelles de la ciudad, pero no fue así. La responsable estatal no hizo mención alguna a este tema en su intervención y, según confirman desde la Autoridad Portuaria, no se avanzó nada al respeto tampoco en privado. Esto significa que casi cuatro años después desde que el organismo local solicitase formalmente adelantar la venta de los muelles al ministerio, todavía no hay respuesta.

El Puerto llevaba años interesado en iniciar esta operación para sufragar parte de los gastos de construcción de punta Langosteira, puesto que con este movimiento urbanístico se pretendía obtener 150 millones de euros y fue el 18 de junio de 2008 cuando el consejo de administración –todavía encabezado por Macario Fernández-Alonso– aprobó la declaración de innecesariedad y propuesta de desafectación del muelle de Batería que después se trasladaría al Gobierno central.

El encuentro de Ana Pastor con Enrique Losada no supuso ningún avance de cara a la desafectación

Así, se solicitaba formalmente modificar la cláusula del acuerdo de 2004 firmado entre Ayuntamiento y Fomento que impide vender los terrenos portuarios antes de que sus usos se trasladasen a la dársena exterior. Esta disposición tenía por objeto evitar que posibles intereses especulativos perjudicasen el negocio portuario, pero desde el ente que dirige Enrique Losada siempre argumentaron que esta posibilidad estaba descartada gracias a que los muelles de Batería y Calvo Sotelo carecen casi de actividad portuaria. De hecho, ayer mismo fuentes de la entidad recordaban que el “escaso” uso permitía mover fácilmente a otro lugar las operaciones.

 

Adelanto > Y precisamente eso es lo que quiere el Puerto. La Autoridad Portuaria ha decidido iniciar la tramitación burocrática de este proceso para acelerar el proceso. Aunque desde el organismo local no aclaran por que pasos pasaría este procedimiento, explican que lo que se pretende es “que se vaya tratando el tema para que cuando llegue el momento en que se pueda hacer, no se pierda más tiempo”. Es decir, el objetivo cosiste en que la venta pueda ser inmediata, una vez que Fomento de su permiso.

Mientras que es el Ejecutivo central el que accede a recalificar los terrenos, en la posterior operación urbanística tendría competencias no solo el Puerto sino la Xunta y el Ayuntamiento. El diseño de urbanización de estos espacios estará muy relacionada con el Plan General de Ordenación Municipal que se prevé aprobar este verano.

 

Antecedentes > El actual equipo de Mariano Rajoy todavía no ha mostrado claramente su posición al respecto de adelantar este proceso, como se pretende en la ciudad. El anterior Gobierno, en cambio, era contrario al cambio.

Inicialmente, tras recibir la petición formal de la Autoridad Portuaria, el Ministerio de Fomento solicitó varios informes sobre esta cuestión para conocer qué consecuencias tendría sobre la actividad portuaria. Los documentos reclaman explicaciones sobre el uso de los muelles y su apertura a la ciudad para garantizar que no se perdiese operatividad. Pese a la entrega de estos documentos, nunca se consiguió una respuesta pública.

Este proceso se alargó durante 2008 y 2009 y después llegaron los problemas financieros de Langosteira que obligaron a negociar un crédito con el ICO. Según el exministro José Blanco, la posible desafectación de los muelles se resolvería en este mismo paquete, pero no fue así.

El crédito se firmó y ya han llegado la mayoría de partidas, pero todavía se desconoce cómo se ordenarán las dársenas interiores. El anterior presidente de Puertos del Estado, Fernando González Laxe, quitaba prisa a esta operación, puesto que gracias al préstamo de 250 millones de euros ya no se dependía de esta venta para finalizar el proyecto de Langosteira. Además, Gozález Laxe introducía otro elemento a tener en cuenta, que la devaluación del suelo derivada de la crisis rebajaría las expectativas de beneficios calculadas inicialmente. Desde entonces, ninguna otra administración ha valorado cuánto dinero se podría conseguir de la venta.

El Puerto sigue sin recibir el permiso para vender los muelles después de cuatro años