La Marea pone reparos a que lleguen más buses metropolitanos antes de Navidad

La parada de Entrejardines está en funcionamiento desde el pasado día 6 para los autocares metropolitanos | patricia g. fraga
|

Nuevo desencuentro entre el Gobierno local y la Xunta. La Administración autonómica propuso ayer durante una reunión de control que la segunda fase del Plan de accesibilidad del transporte metropolitano comenzase a mediados del próximo mes, pero la Marea puso reparos a que esto fuese así.
En concreto, el Ayuntamiento plantea sus dudas debido a que este nuevo paso se produciría justo antes del período navideño. Así, instaron a la Xunta a que valorase la incidencia que la incorporación de los autobuses podría suponer para el tráfico en la zona comercial que hay en el polígono de A Grela, que habitualmente se incrementa en las semanas previas a la Navidad.

En total son 16 las líneas de autocares que formarán parte de la segunda fase del plan de accesibilidad y que conectarán el centro de la ciudad con los ayuntamientos de Carballo, Laracha, Culleredo, Arteixo, Curtis, Oza-Cesuras, Betanzos, Abegondo, Cambre y Oleiros.
Algunas de ellas utilizarán el denominado corredor oeste, que penetrará hasta la plaza de Pontevedra a través de las avenidas de Arteixo y de Finisterre. El encuentro mantenido ayer se saldó sin acuerdo entre ambas administraciones, por lo que quedaron en volver a verse el 11 de diciembre para poder concretar una fecha definitiva.

Vuelta al pasado
Esta no es la primera vez que ambas partes muestran posturas diferentes sobre las fechas de inicio de las fases de este plan. La primera de ellas se pospuso durante meses porque el Gobierno municipal consideraba que los autobuses metropolitanos no deberían entrar hasta que se diesen circunstancias normales de volumen de tráfico.
Debido a ello fue necesario esperar hasta la finalización del período veraniego en primer lugar y posteriormente a que concluyesen las obras que se realizaron tanto en la calle de Santa Catalina como en Entrejardines. Estas últimas, primero del Ayuntamiento y luego de la Xunta
Finalmente, el pasado día 6 de este mes se dio el pistoletazo de salida a un plan de accesibilidad que la Consellería de Infraestrutras e Vivenda quería haber tenido en marcha ya desde la pasada primavera.
Estas diferencias provocaron que la relación entre el Gobierno local y la Consellería de Infraestruturas e Vivenda pasase por momentos de bastante tensión y que finalmente se suavizaron después de un encuentro que mantuvieron la conselleira del área, Ethel Vázquez, y el alcalde, Xulio Ferreiro.

Después de estas controversias, los datos de las dos primeras semanas de funcionamiento de esta iniciativa revelan que no se produjeron problemas. En la reunión celebrada ayer se repasaron cada uno de los indicadores utilizados para evaluar el plan y se concluyó que todos mostraron registros correctos. Entre ellos destaca que no se produjeron incidencias sobre el tráfico durante este período, principal preocupación de la Marea.
Entre los datos aportados por la Xunta, figura que más del 20% de los pasajeros que utilizan las once líneas que forman la primera fase del plan utilizan las nuevas paradas de la cuesta de la Palloza, plaza de Ourense y Enterjardines.
Por ejemplo, durante la segunda semana fueron más de 13.500 usuarios los que se subieron o bajaron de los autobuses en alguno de estos tres puntos.
Otro punto que se trató ayer fue la posibilidad de instalar una marquesina en la parada de la cuesta de la Palloza. Esta demanda surgió por parte de los vecinos pero no se cerró ninguna decisión ayer.

Responsabilidad
El Gobierno municipal explicó que ya había realizado los trabajos de reparación de la acera en ese punto y que es una parada que no utiliza el autobús urbano, por lo que sería una actuación de la consellería.
Los representantes del Gobierno autonómico explicaron durante en el encuentro que realizará un seguimiento del número de usuarios que registre esta parada y que en caso de ser necesario se encargaría de la instalación de la marquesina.
Un aspecto que quedó claro en torno a este punto fue que en caso de que se decida la colocación del espacio de protección, no deberían producirse retrasos en la concesión de licencias.
Este fue un problema que marcó los trabajos que la consellería tuvo que hacer para adecuar las paradas que hay tanto de la plaza de Ourense como de Entrejardines. Los permisos municipales tardaron meses en llegar hasta las manos de la Administración autonómica.

La Marea pone reparos a que lleguen más buses metropolitanos antes de Navidad