Los restos de la antigua muralla de la ciudad quedan al aire libre en la coraza

el concejal (derecha) comprobó el resultado final patricia g. fraga
|

El Ayuntamiento ha finalizado la recuperación de la antigua muralla de la ciudad que se encontró en la coraza del Orzán al reordenar este espacio e instalar el monumento a los fallecidos en el mar. Lo más llamativo del resultado es que los especialistas y la Dirección Xeral de Patrimonio decidieron dejar al aire libre estos restos arqueológicos tras su restauración, lo que permite a cualquier persona pisarlos como el resto del pavimento.

De hecho, este fue uno de los puntos clave de la actuación, según destacó el concejal de Infraestructuras, Martín Fernández Prado, que ayer visitó el entorno para comprobar los resultados. Las antiguas piedras del XVIII –el baluarte original es del XIV o XV, pero se hizo una reforma posterior– se integran en las losas modernas recién instaladas.

El edil criticó que se dañase este “tesoro urbano” que son las murallas de la ciudad consideradas BIC al instalar la bandera azul de las playas, un agujero que se puede observar entre las antiguas canterías. “Muestra de la diferente forma de actuar de unos y otros”, afirmaba Fernández Prado en crítica hacia el anterior gobierno local. Ahora, la bandera azul está instalada en el paseo junto a la de España y la de Galicia. La reforma incluye un paseo perimetral, el cambio de las canalizaciones –se recuperó una antigua– así como una nueva iluminación que resalte los restos junto a los que se ha instalado un cartel explicativo.

“La ciudad se cuenta con la arqueología (...). Las piedras nos dejan leer la historia como si fuera un libro”, declaraba el concejal, de ahí la inversión de 400.000 euros que se prevé realizar este año en la primera fase del plan de recuperación de las fortificaciones de la ciudad.

Las que siguen esperando todavía por un proyecto de revaloración son las murallas de O Parrote. El responsable local cree que el Puerto está “esperando el momento” para licitar la actuación, que ya está acordada con Patrimonio. No corre prisa porque será más corto en el tiempo que el resto de la obra.

Los restos de la antigua muralla de la ciudad quedan al aire libre en la coraza