El club no se plantea de momento aplicar un ERTE

05 marzo 2020 El presidente del Deportivo, Fernando Vidal, compareció en rueda de prensa para explicar las tres ampliaciones del orden del día de la Asamblea de Accionistas que se celebrará el 17 de marzo en segunda convocatoria siem
|

A pesar de la inactividad deportiva por el coronavirus, los equipos gallegos del fútbol profesional no se han planteado “por el momento” un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) en ninguna de sus áreas, pero sí lo han hecho otros clubes de diferentes disciplinas deportivas en la Comunidad Autónoma.

Fuentes del Celta, Deportivo y Lugo han confirmado que por ahora no tienen previsto tomar medidas de reducción temporal de puestos de trabajo.

En el caso del Deportivo, es una medida que no se ha contemplado por el momento. La entidad deportivista, además de jugadores, cuerpo técnico y demás empleados relacionados directamente con los equipos, cuenta con trabajadores que desempeñan labores administrativas o se encargan de las tiendas oficiales. Estas, por ejemplo, se encuentran actualmente cerradas al público siguiendo las instrucciones del estado de alarma y las que rigieron el pasado fin de semana en Galicia cuando Alberto Núñez Feijóo decretó la alerta sanitaria.

Por ahora, el Deportivo, que cuenta, en total, con unos doscientos trabajadores en su estructura, evita el ERTE, al igual que los otros dos clubes gallegos de LaLiga.

Pendientes

En cambio, el BM Cangas Frigoríficos del Morrazo está decidido a aplicar un expediente de regulación temporal de empleo ante el parón de la Liga Sacyr Asobal a causa del coronavirus. El Comité Nacional de Competición de la Federación Española de Balonmano (RFEBM) acordó esta semana ampliar el periodo de suspensión de todas las competiciones debido “al estado de alarma” aprobado por el Consejo de Ministros como medida para frenar la crisis del COVID-19.

Otros en estudio

Los representantes gallegos en la Liga Iberdrola de balonmano -Mecalia Atlético Guardés y BM Porriño- estudian la posibilidad, sobre todo porque consideran que no será fácil que se pueda retomar la competición.

“Estamos valorando la situación, sobre todo por la paralización de los ingresos. Tenemos varias subvenciones pendientes y ahora mismo no tenemos noticias”, explicó el presidente del Porriño, Abel Estévez.

Igual de preocupado se mostró su homólogo del Atlético Guardés, José Manuel Silva: “Si esta situación no se arregla a corto plazo, nos acogeremos al ERTE porque económicamente sería una catástrofe. Nosotros tenemos a todas las jugadoras y cuerpo técnico con contrato, y tendríamos unas pérdidas de aquí a mayo que rondarían los 100.000 euros”.

También baraja un ERTE el Breogán, equipo de la LEB Oro de baloncesto, pero solo en el caso de que se prolongue la situación actual sin actividad deportiva.

Por ahora, el equipo lucense ha permitido a todos los jugadores irse a sus casas con el compromiso de regresar en caso de que se reanude la competición en la categoría de plata del baloncesto nacional, en la que también milita el Basquet Coruña. El conjunto herculino no tiene novedad alguna relativa a la aplicación de un ERTE a pesar del parón de las competiciones y también de las escuelas del club.

El Marín, que también milita en la segunda categoría del baloncesto español, baraja “todos los escenarios” pero de momento no ha tomado “ninguna” decisión porque, según apuntan, su hoja de ruta está “marcada” por lo que acuerden las autoridades sanitarias y deportivas.

En el mismo caso está el Liceo de hockey sobre patines, que no tiene previsto hacer un ERTE pero lo estudiará en el caso de que lo considere “necesario”. En fútbol sala, en el Burela FS tampoco tienen noticias respecto a la posibilidad de tener que aplicar un expediente de regulación temporal de empleo como consecuencia de la falta de actividad deportiva por las medidas de contención del coronavirus.

El club no se plantea de momento aplicar un ERTE