Un programa piloto permitirá introducir bicicletas en algunas líneas de bus urbano

El Ideal Gallego-2016-03-04-009-3d6de592_1
|

El Ayuntamiento prepara “a corto plazo”, un proyecto piloto para que los ciclistas puedan introducir sus bicicletas en los buses urbanos. El concejal de Movilidad, Daniel Díaz Grandío, advierte que no se hará en todas las líneas, sino solo en aquellas que se encuentran alejadas de los carriles bici que se encuentran en el centro de la ciudad, “aquelas ubicacións que dan acceso as zonas mais desconectadas das vías nas que pedalear de forma lúdica, como as sendas e os paseos marítimos”. 
De esta manera, Movilidad quiere fomentar el uso de la bicicleta incluso cuando se trata de cubrir distancias más grandes, o cuando las condiciones meteorológicas como la lluvia la hagan en un principio menos atractiva. Pero Grandío dejó claro que la prioridad seguirá siendo el viajero particular y sobre todo, “aquelas persoas que teñan problemas de movilidade” y que las bicicletas no ocuparían su espacio. Es decir, que la bicicleta viaje en el bus dependerá directamente del espacio disponible por lo que en un bus demasiado lleno, los ciclistas no podrán viajar. Además, el proyecto solo estará en vigor los fines de semana. 

novedoso  
Hay que tener en cuenta que en la mayor parte de las ciudades, no existe esta opción: la compañías de autobuses rara vez aceptan ciclistas a bordo y no solo porque las máquinas ocupan una cantidad de espacio superior al de una persona, sino por las incomodidades que generan en los viajeros, dado que puede hacerse daño con el manillar o los pedales. Aunque es cierto que existen modelos de bicicletas plegables que permiten reducir mucho el espacio ocupado, sigue siendo un inconveniente para los usuarios. De hecho, algunos ciclistas lo ven incluso perjudicial. “Los buses en A Coruña suelen ir bastante llenos, y no hay mucho espacio para colocar las bicicletas, excepto en los transportes grandes, en la zona donde viajan los minusválidos, y no es bueno perjudicar al peatón, porque nos da mala fama”, comenta un usuario habitual de la bicicleta. Claro que existen soluciones alternativas: en Madrid, la Empresa Municipal de Transportes, equipó a alguno de sus buses con un soporte externo en la parte trasera que permite cargar dos bicicletas como máximo.

Un programa piloto permitirá introducir bicicletas en algunas líneas de bus urbano