Criadores y vendedores de carne equina defienden la legalidad de sus procesos

30 octubre 2013 página 4 A Coruña.- En la pollería Mary de la plaza de Lugo el producto destacado es la carne de potro
|

La carne de caballo no sale de una y se mete en otra. Cuando no son aquellos que la cuelan haciéndola pasar por ternera, son los que la introducen en España de manera ilegal, falsificando documentos de los animales.
La noticia que saltaba el jueves con la detención de cinco personas –un coruñés entre ellos– por estas falsificaciones en la identidad y en los controles sanitarios de las reses, ha afectado de manera muy directa a aquellos que sí siguen un proceso absolutamente legal.
Uno de esos casos es el de la Pollería Mary, en la plaza de Lugo. Allí, sus clientes, se lo dijeron abiertamente cuando fueron a comprar en la jornada de ayer. Se fían de ella, porque lo llevan haciendo desde siempre, pero no se llevan la carne de potro porque no se la van a comer a gusto. Así de claro. El resultado, por lo tanto, es de cero ventas de este producto en todo el día.
“Nos desvinculamos totalmente de la explotación ganadera de Curtis –una de las registradas–. Ni les conozco, no tengo ningún trato con ellos”, explicaba ayer Mary, preocupada por la desconfianza que estas noticias han generado entre sus clientes, tanto los habituales como los potenciales que pudiera tener.
La responsable de este establecimiento asegura por activa y por pasiva que pasa “absolutamente todos los controles”. Es más, aparte de los análisis que ya pasa la carne antes de llegar a su puesto, ella misma se encarga de realizar otras pruebas específicas de cada trozo que pone en el mostrador. “Está todo perfectamente”, insiste.
“Los del contrabando son dos o tres, yo sé lo que me traen a mí de Carnicosa”, subraya. Pocas dudas –independientemente de esa desconfianza del cliente a raíz de las últimas noticias– hay por lo tanto sobre el buen estado y de la legal procedencia de la carne de Mary. No hay más que echar un vistazo a su trayectoria.
Ha vendido caballo a afamados restaurantes, estrellas Michelín incluidos, o a pacientes que van enviados por sus médicos para tratar enfermedades tan serias como un cáncer –“la recomiendan para aquellos que se someten a quimioterapia”–, entre otros. Es rica en hierro y baja en calorías.
Pollería Mary tiene todos los días esta carne en la plaza de Lugo. “Se vende muy bien”, aseguraba en la tarde de ayer con cierta melancolía, la que le produjo esa reacción de sus clientes y que espera que revierta para volver a la situación anterior. 

Criadores y vendedores de carne equina defienden la legalidad de sus procesos