“Una victoria ante el Real Madrid le daría la vuelta a todo”

el central, durante el entrenamiento matinal de ayer patricia g. fraga
|

Carlos Marchena, líder de la retaguardia blanquiazul, regresa el sábado al once inicial tras cumplir un partido de sanción ante el Sevilla, y lo hace pleno de confianza pese a la delicadísima situación que atraviesa el conjunto herculino, instalado en el último puesto de la Liga y a ocho puntos de la zona de salvación.

El defensa sevillano, duro por naturaleza, promete batalla hasta el final.

“Tengo la ilusión intacta y la moral por las nubes. La situación es difícil, pero los retos así son los que a todo el mundo le gusta afrontar y sacar adelante”, aseguró el campeón del mundo y de Europa con la selección española, quien reconoció la paliza a la que les ha sometido el técnico Fernando Vázquez los dos últimos días, en los que los coruñeses han afrontado sendas dobles sesiones de trabajo. “Estoy cansado del entrenamiento, realmente cansado”, confesó.

A pesar del temor que puede generar jugar contra el Real Madrid en un momento en el que la victoria es tan necesaria, el zaguero considera al cuadro blanco el adversario ideal, puesto que el triunfo ante uno de los poderosos de la Liga supondría una inyección de moral para afrontar lo que resta del calendario.

“No puede venir mejor porque una victoria ante el Real Madrid le da la vuelta a todo, mete a todo el mundo más, anima mucho más y serían tres puntos fantásticos”, aseguró el central, que reconoció que para dar la sorpresa, además de jugar al cien por cien, la escuadra coruñesa necesita tener la suerte de su lado.

“Cuando te enfrentas a un equipo como el Real Madrid tienes que hacer un partido perfecto y que, además, te acompañe un poco la fortuna”, señaló.

Tres días después del partido en Riazor, el conjunto de José Mourinho disputa la vuelta de las semifinales de la Copa del Rey contra el Barcelona. Una circunstancia que el zaguero blanquiazul no cree que vaya a rebajar la concentración de los madridistas en Riazor.

“Nuestro principal problema somos nosotros mismos. No creo que le influya mucho al Madrid que tenga un partido a tres días vista. Es indiferente porque tiene plantilla para jugar miércoles y domingo todas las semanas sin que el nivel decaiga”, advirtió el defensa, quien, además, aclaró que “somos nosotros los que jugamos cada domingo con diferentes equipos y no estamos ganando, así que no creo que influya mucho el rival sino que nosotros rayemos la perfección para poder ganar”.

Marchena cree que la única vía para que la ‘resurrección’ del Deportivo sea posible es que los jugadores mantengan la fe en sus posibilidades.

“El espíritu tiene que ser ese, no puede ser otro. No tenemos nada mejor que hacer que levantarnos, entrenar bien, competir bien, intentar corregir los errores y esforzarnos al máximo. Tenemos que defender al máximo estos colores”, arengó el sevillano, quien apostó por la fortaleza mental para regresar a la senda de las victorias.

“Cuando estás abajo, la desconfianza se apodera de ti más rápidamente que en otro tipo de circunstancias, pero tenemos que hacernos fuertes, crecer y ante un revés hay que darse la vuelta, seguir para adelante, levantar la moral, el ánimo y competir mejor que nunca”, afirmó.

El central ve bien que, debido a su experiencia profesional, sea uno de los jugadores sobre los que debe pesar la responsabilidad de liderar al equipo en un momento tan delicado.

“Me gusta coger responsabilidad porque sé que la experiencia sirve para esos momentos en los que la gente pierde las referencias y no sabe muy bien dónde tiene que mirar. Me gusta estar en mi sitio, ayudar al compañero y relatar las experiencias que he podido tener para dar un poquito de tranquilidad y que el estado de ánimo del equipo sea mejor”, admitió Marchena, quien señaló la mejoría defensiva como única arma para ganar partidos.

“Esos números nos hacen estar abajo. Es un problema que venimos arrastrando durante toda la temporada. Todos los entrenadores han intentado cambiarlo y este míster está en ello también. Está volviendo a hacer lo mismo que han hecho los técnicos anteriores, que es trabajar tácticamente y ese puntito de agresividad, de marcaje, de responsabilidad individual. Apelando a lo que han hecho ya los anteriores entrenadores, pero que por los números no han podido o no han sabido conseguir”, añadió, antes de dejar caer una crítica hacia los arbitrajes que está recibiendo el equipo coruñés.

“Igual que nos criticáis a nosotros y nos hacéis una radiografía de cómo jugamos, también tenéis que hacerla del árbitro porque nosotros no podemos hacer nada ni comentar nada de cómo lo hacen los árbitros, porque luego lo pagamos”, sentenció.

“Una victoria ante el Real Madrid le daría la vuelta a todo”