Reportaje | De California a Galicia por amor al arte y a las personas

Tim di María intervino en la Fundación María José Jove | Javier Alborés
|

Tom di María, el director del centro de artistas con discapacidades más importante y más antiguo del mundo, está en A Coruña, en el marco de los actos organizados con motivo del decimoquinto aniversario de la Fundación María José Jove. Como responsable del Creative Growth Art Center de San Francisco, el estadounidense incidió en la capacidad del arte como “herramienta” para la inclusión social: “En nuestro centro se hablan trece idiomas, pero todos tenemos un lenguaje visual común”, intervino Di María en rueda de prensa antes de la que sería su primera conferencia en España.


El Creative Growht surgió hace cuarenta años de “manera sencilla y natural”, en respuesta a la necesidad de integrar en la sociedad a personas con diversidad o en riesgo de exclusión en el contexto de los Estados Unidos de 1974. Entonces, buscando esas posibilidades de integrar a personas que habían vivido toda su vida en instituciones o en hospitales, un colectivo de artistas de la ciudad promovió el nacimiento del Creative Growth Art Center.

Los artistas “abrieron las puertas de su casa, pusieron mesa y materiales e invitaron a estas personas a expresarse a través del arte porque les parecía que sería un arma poderosa” y, en pocos meses, el Creative Growth Creative Center se transformó en una realidad por la que han pasado miles de personas en estos años, y algunos convertidos en profesionales que no sólo crean sino que además viven de ello, explicó Tom Di María. En este momento, son 162 los usuarios y 28 los empleados del centro, casi todos graduados en Bellas Artes.

Pero el Creative Growth Art Center también ha permitido al gran público “entender no sólo que las personas con discapacidad podían formar parte de la sociedad perfectamente, sino que además ellos se podían convertir en artistas y en profesionales y aportar mucho” y, de hecho, el MoMA de Nueva York ha adquirido obras de tres de sus artistas y otros dos han expuesto ya en la Bienal de Venecia.
En una comparecencia a la que asistieron algunos de los participantes en los programas de Arte Inclusivo que la Fundación María José Jove organiza desde 2010, Di María explicó que una de las premisas del Creative Growth, es que a las personas se les deja total libertad, en tanto “son los artistas los que nos guían y quienes toman la decisión de qué hacer, nosotros no interferimos” y que, de la misma manera, el acceso al centro es gratuito y no existe ningún tipo de selección; siendo las donaciones privadas “la mitad del presupuesto” con el que cuentan, al que se suma la aportación del Estado de California.
Felipa Jove, quien reconoció que el Creative Growth ha sido fuente de inspiración en muchos de los programas de arte inclusivo que llevan a cabo en A Coruña, acompañó al invitado en su recorrido por la exposición “Esto no es un plan B”, que reúne 37 obras de usuarios de entidades como Adcor, Artefios, Aspanaes, Hogar de Sor Eusebia, Hogar de Santa Lucía, Agarimo y Acropos.

Reportaje | De California a Galicia por amor al arte y a las personas