El Supremo ve insuficientes las indemnizaciones en muertes por negligencia médica

Vista parcial del cementerio de La Almudena. EFE/Archivo
|

Así consta en una sentencia del pasado 29 de noviembre en la que el TS condena al SERMAS a indemnizar con 126.987 euros a la familia de una mujer de 50 años que falleció de cáncer tras acudir en reiteradas ocasiones al Hospital Gregorio Marañón, sin que se le realizara un diagnóstico que determinara el origen de los síntomas.

Según la sentencia, la suma que fijó el baremo aplicado "resulta claramente insuficiente" al tratarse del fallecimiento de la esposa y madre de los recurrentes.

Indica que en "casos semejantes" la sala reconoce "cantidades que oscilan entre los 500.000 y 600.000 euros", aunque en este caso, en que los familiares pedían conjuntamente 300.000 euros, el TS rebaja esta suma dado el "reducido grado de probabilidad" de haber evitado el fallecimiento "si se hubiera realizado un diagnóstico certero de la enfermedad".

Por ello, el TS estima la misma cantidad, casi 127.000 euros, que había establecido una sentencia anterior del Tribunal Superior de Justicia de Madrid que condenó al SERMAS a abonar este importe en octubre de 2011.

El Defensor del Paciente expone en una nota que la mujer, con antecedentes médicos de carcinoma, acudió en 2006 al Hospital Gregorio Marañón de Madrid en donde se le diagnosticó tromboembolismo pulmonar sin que se indagara en las causas de dichas lesiones.

Posteriormente, la paciente se presentó hasta en dos ocasiones a urgencias aquejada de dolores en el costado hasta que en su tercera visita al hospital fue ingresada al agravarse los síntomas y estuvo dos semanas ingresada sin que se le realizarán pruebas que localizarán el origen de la dolencia.

Finalmente, el Servicio de Nefrología del hospital decidió consultar con la Unidad del Dolor y los facultativos determinaron que el origen de las dolencias podría ser "psiquiátrico", según la nota del Defensor del Paciente.

Tras ser dada de alta en diciembre de 2006, la paciente tuvo que volver al mismo hospital el 1 de enero de 2007 con un cuadro tan grave que entró en parada cardiorrespiratoria en la ambulancia que la trasladaba.

Después de diversas pruebas se demostró que sufría un cáncer extendido por toda la cavidad abdominal que invadía ciego y colon, por lo que falleció poco después de ser ingresada en el centro hospitalario.

El Supremo ve insuficientes las indemnizaciones en muertes por negligencia médica