El colegio defiende que echó al profesor en 2011 y denunció los supuestos abusos

14 febrero 2014 página 38 MADRID, 13/02/2014.- Vista de la entrada al colegio Valdeluz Agustinos del distrito Fuencarral-El Pardo de Madrid, donde hoy ha sido detenido su director, Eustaquio Iglesias, porque según las pesquisas llevadas a ca
|

El colegio Maristas-Les Corts de Barcelona, donde se dieron los supuestos abusos sexuales de un profesor de gimnasia a varios alumnos, asegura que lo expulsó “inmediatamente” al enterarse de la denuncia y lo puso en conocimiento de la Fiscalía de Menores en 2011.
El centro explicó que el padre de un alumno acudió a la escuela el 7 de junio de 2011 para explicar lo que había pasado y, de acuerdo a los protocolos internos de la institución sobre la protección de los menores, el centro actuó “inmediatamente”.
En cuanto se enteró de los supuestos abusos, “y una vez el profesor reconoció los hechos”, el centro aseguró que lo expulsó al día siguiente, comunicó a la familia del joven que denunciaría los hechos a la Fiscalía del Menor y así lo hizo por escrito el 14 de junio del mismo año.
El colegio asegura que el 30 de diciembre de 2013 recibió una comunicación de los padres de otro alumno acusando al mismo profesor de presuntos abusos sexuales, hechos que se dieron antes del año 2010, cuando el alumno abandonó la escuela.
En aquel momento, la presunta víctima ya era mayor de edad y la escuela ofreció al exalumno “toda la colaboración para poder aclarar los supuestos hechos”, además de la posibilidad de que los abogados de la familia y los del colegio trabajasen conjuntamente.
Según el comunicado, el Maristas-Les Corts insistió a la familia la necesidad de que denunciaran los hechos y afirma que, desde entonces, la familia no ha vuelto a ponerse en contacto con el colegio.
El centro lamentó los hechos, ha reiterado su compromiso de actuar de manera firme ante cualquier abuso y ha afirmado que “a día de hoy, la escuela no tiene constancia de ninguna otra denuncia contra este exprofesor del centro”.  

vergüenza
Por su parte, el padre del exalumno declaró que el joven se lo dijo a su madre por whatssapp porque se avergonzaba.
Manuel (el padre del joven) admitió que prefiere no saber lo que le hizo el profesor a su hijo: “Se me revuelven las tripas”.
Según el progenitor, cuando el joven explicó los hechos a su madre “le dijo que no quería vivir, que él no quería estar en este mundo porque era un desgraciado”. Por ese mismo motivo, el padre declaró que esperaron a denunciar los hechos a que su hijo tuviera la fuerza para hacerlo, aunque actualmente “no está en condiciones”.

El colegio defiende que echó al profesor en 2011 y denunció los supuestos abusos