Sánchez pide a Podemos que ceda para facilitar que Rajoy no gobierne

Spain's Socialist Party (PSOE) leader Pedro Sanchez (bottom L) is applauded by his fellow party deputies after delivering a speech during an investiture debate at parliament in Madrid, Spain, March 1, 2016. REUTERS/Sergio Perez
|

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, pidió ayer a todas las fuerzas del cambio, y especialmente a Podemos, que le permitan liderar un gobierno de cambio que esté sostenido en el “mestizaje ideológico”, porque “no hay una suma posible solo con partidos de la misma ideología”. Por eso dijo, “no vale la imposición, el chantaje y el abandono de la mesa de negociación”, lo que hay que poner en práctica es “la capacidad de ceder”.
“Estamos obligados a mezclarnos”, afirmó Sánchez ante los 350 diputados. El candidato a la Presidencia del Gobierno ha dado las gracias al partido de Albert Rivera por su “valentía y coraje” por dar ese “primer paso” hacia “la solución”, que demostró que es posible que “dos grupos políticos con ideología y programas diferentes pueden buscar puntos de entendimiento”.

falsa esperanza
Y lanzó un mensaje a Podemos, al insistir en que no es viable “una coalición” para la conformación de un gobierno de izquierda. Así, aunque “se ha creado una falsa esperanza” para muchos, insistió en que “no hay mayoría suficiente” en el Parlamento “para sumar un gobierno de izquierdas.
“No suma, lo siento pero no suma, la izquierda no ha conseguido en estas elecciones el número de diputados suficiente para conformar un gobierno de un único color político”, remarcó Sánchez.
El líder de los socialistas, que subió a la tribuna a las 16.30 con traje azul marino y corbata roja, insistió desde el inicio de su discurso en que en España se abre un nuevo tiempo en el que va a ser necesaria la negociación y el entendimiento.
“Es tiempo de cambio, de diálogo y, ojalá, también de acuerdo. Ayer no estamos en campaña electoral”, dijo, nada más tomar la palabra, para después avisar de que de todos depende evitar que haya que volver a las urnas, que es lo que, a su juicio, esperan los españoles.
Sánchez defendió que el resultado de las pasadas elecciones ha dado un mandato claro a los partidos: el cambio. La mayoría, dijo, quiere dejar atrás las políticas del PP y del presidente Mariano Rajoy, quien gobernó “imponiendo su absoluta mayoría hasta convertir su toma de decisiones en absolutismo”.
En evidente referencia al partido de Pablo Iglesias, Sánchez defendió que para acelerar este recorrido hace falta “capacidad de ceder, espíritu de entendimiento e ilusión por el cambio”. “No nos vale la imposición, el chantaje y el abandono, necesitamos ceder, entendernos y, sobre todo, ilusionarnos con el cambio”, remachó.
Sánchez insistió en que esto es lo que ofrece al resto de fuerzas parlamentarias, porque el PSOE “no exige nada, no aspira a imponer nada”, ni tiene “líneas rojas, tan solo firmes convicciones”.
De esta manera, explicó que su oferta es gobernar “mediante pactos que cuenten con el mayor respaldo parlamentario posible”, para poner en marcha “todo” aquello en lo que la mayoría esté de acuerdo. Su objetivo, dijo, es un “gobierno del bien común”, que esté “basado en el bien general y en el sentido común”.
Y avisó además de que la alternativa es que “no pase nada”. “Bloquear los acuerdos posibles significa seguir donde estamos”, ha remachado, para después insistir en que, ahora, la única pregunta es si se apoya un cambio de gobierno “basado en el diálogo” o se permite que continúe Rajoy en La Moncloa.
El candidato hizo hincapié en que ahora existe “la oportunidad de desterrar de la vida pública el insulto, la descalificación, el discurso del miedo que atenaza y fractura” y abrir “un tiempo de tolerancia y respeto que permita un diálogo fructífero entre todos”.
Rechazó la “gran coalición” que propone el PP porque con los socialistas, dijo no pueden pactar con esas políticas que en los últimos años, con el “discurso” de que los españoles vivieron “por encima de sus posibilidades”, provocaron que muchos pasen a “vivir por debajo de sus mínimas necesidades”.
Así, y después de insistir que ese pacto con el PP es “irrealizable”, lamentó que tampoco es posible hacerlo solo con los partidos de izquierdas, como cree que desearían “muchos votantes socialistas”, pero también “buena parte de los votantes de Podemos, de sus confluencias, de Compromís y de IU”.
Para ello, subrayó que ya es un buen paso el pacto con Ciudadanos, aunque sus 40 diputados no son suficientes. Sánchez insistió en que defienden políticas diferentes, pero subrayó que se pusieron de acuerdo en 200 medidas que son “fruto del diálogo” y “presenta soluciones” a los desafíos que atraviesa España.
Admitió que sabe que su investidura será fallida si se mantiene “lo escuchado” en boca de los diferentes partidos políticos, pero insistió en que el cambio es posible. y recalcó que el PSOE y su candidato lograron los objetivos que se proponían.
Y, entre ellos, subrayó, está el de responder ante el rey y las instituciones del Estado, al dar un paso adelante y resolver “el bloqueo de la situación política” al que había llevado “la falta de responsabilidad de Rajoy”.

Sánchez pide a Podemos que ceda para facilitar que Rajoy no gobierne