La masa de aire africano se aleja de Galicia y da una tregua a los gallegos a partir de esta tarde

una playa llena de gente esta tarde en las rías baixas, en galicia, donde se han alcanzando temperaturas cercanas a los 40 grados.
|

La masa de aire africano comenzará a desplazarse hacia el sur de la península a partir de la tarde del martes, cuando descenderán las temperaturas máximas en Galicia entre cuatro y cinco grados, según explica a Efe Juan Taboada, técnico de predicción de MeteoGalicia.
Un frente costero desplazará la masa de aire cálido que estos días ha disparado los termómetros en Galicia, aunque esto se notará en zonas del interior a partir de mañana, cuando prevalecerá la situación anticiclónica, pero con temperaturas “más acordes” a estas latitudes, apuntó Taboada.
Con todo, seguirá haciendo calor, pues por ejemplo en Ourense la previsión es que la máxima oscile entre los 33 y los 34 grados.

Bancos de niebla
Entre mañana y pasado mañana está prevista la generación de bancos de niebla en la costa, y el jueves la retirada de aire cálido puede provocar tormentas en el interior.
A partir de este viernes, la situación se estabilizará y las temperaturas rondarán los 30 grados en el sur de la comunidad, y entre 24 y 25 en el norte.

Noches tropicales
Aparte de las temperaturas máximas, puntualmente por encima de los 40 grados en diversos puntos de la provincia de Ourense, otro de los datos destacables de la ola de calor de estos días han sido las mínimas en la zona de Vigo, que ya lleva tres noches tropicales, es decir, con el mercurio por encima de los 25 grados.
Este fenómeno, explicó Taboada, se debe a que apenas hay movimiento del aire y a que las noches son cortas, con lo que a pesar de no haber radiación solar en estas horas, el aire está tan cálido que “no tiene tiempo a enfriarse”.

Riesgo para la salud
El técnico de MeteoGalicia hizo hincapié en que la continuidad de las noches tropicales suponen “un riesgo” para la salud porque hacen mella en la capacidad para soportar las altas temperaturas durante el día al impedir descansar adecuadamente.
Otra de las consecuencias de la ola de calor fueron las altas concentraciones de ozono en la troposfera registradas este fin de semana en las Rías Baixas, con especial incidencia entre personas asmáticas y con dificultades respiratorias.
Taboada apuntó que este fenómeno, que no alcanzó en todo caso niveles de alerta, solo de aviso, se debe a la combinación de las emisiones de gases industriales y de los escapes de los coches con las altas radiaciones solares y la ausencia de viento.

La masa de aire africano se aleja de Galicia y da una tregua a los gallegos a partir de esta tarde