Detienen a un portugués en la frontera con Galicia por matar a cuatro miembros de una familia

|

Un hombre sospechoso de matar a cuatro miembros de una familia fue ayer detenido por las autoridades portuguesas cerca del puente internacional de Valença, junto a la frontera con Tui.
Los sucesos ocurrieron a primera hora de la mañana en una cafetería de la ciudad de Póvoa de Varzim, a unos setenta kilómetros al sur de la frontera, de donde el detenido, de entre 40 y 50 años, huyó en dirección a España.
Según confirmaron fuentes de la Guardia Nacional Republicana (GNR) de Oporto, una de las víctimas era la exesposa del detenido, también de entre 40 y 50 años.
Entre las víctimas están además su hijastro, de unos 20 años, su exsuegra, de cerca de 70, y otro hombre, también de unos 70 años, próximo a la familia. Las víctimas murieron por heridas de bala en el tiroteo, en el que también resultó herido otro joven de 16 años.
Las fuerzas de seguridad portuguesas aún investigan las causas de estos hechos.

a fonsagrada
Por otro lado, un vecino de A Fonsagrada de 60 años de edad, con iniciales A.P.R. vio ayer rebajada la pena de ocho años de cárcel que se le pedía por la acusación de que disparó a otro hombre en este municipio de Lugo y por un delito de tenencia ilícita de armas.
La vista prevista ayer en la sección segunda de la Audiencia Provincial de Lugo no llegó a celebrarse al existir un acuerdo de conformidad ante unos hechos que se consideran probados y por el cual la pena por el delito de tenencia ilícita de armas es de seis meses de prisión, a sustituir por una multa; y al concurrir en concurso ideal con un delito de homicidio en grado de tentativa, la condena por este último es de dos años y medio de cárcel.
Los hechos ocurrieron el 4 de octubre de 2012, en el lugar de Carballido, en el municipio de A Fonsagrada, concretamente en un camino –que une los núcleos de Zarro do Pedro con Louteiro– en el que A.P.R. se encontró con otro vecino, de 63 años, M.P, también imputado, con el que inició una discusión.
En el transcurso de la disputa, M.P. agredió con una barra de hierro al otro procesado y le causó diversas lesiones, por lo que el Ministerio Fiscal también pedía para él una pena de ocho días de localización permanente por una falta de lesiones, que se ha mantenido como tal.
En el transcurso de la reyerta, sostiene el fiscal en su escrito de acusación, el procesado A.P.R. sacó de su vehículo un “arma de fuego corta” y, “con ánimo de acabar con su vida”, disparó “a quemarropa” al otro procesado.
De hecho, el Ministerio Público afirma que no logró su propósito por una desviación mínima “en la trayectoria de la bala, que “le causó herida por arma de fuego en la región cervical”.
El fiscal reclamaba que A.P.R. no pudiese acercarse a M.P. durante un período de dos años, así como una indemnización económica y que pague los gastos médicos ocasionados, cifrados en 6.227 euros. 

Detienen a un portugués en la frontera con Galicia por matar a cuatro miembros de una familia