La tromba de agua deja un reguero de inundaciones

Un vecino sale a la calle tras pasar lo peor del mal tiempo quintana
|

La tromba de agua que cayó ayer en A Coruña provocó varias inundaciones tanto en viviendas particulares como en bajos. Tras varios meses sin apenas precipitaciones, los casi 14 litros de agua por metro cuadrado (recogidos en la estación meteorológica de la Torre de Hércules, según Meteogalicia) provocaron que durante dos horas, los bomberos tuvieran que achicar el agua de lluvia. Entre los incidentes más destacados se encuentra un vehículo que quedó inmovilizado en el túnel que lleva al Matero y dos bajos comerciales en la calle de Santa Cecilia, en el barrio de Monte Alto, donde el agua se acumuló a través de las bajantes.
En el primer caso, los bomberos tuvieron que auxiliar al conductor, que había confiado en que podría atravesar una balsa de agua de medio metro de profundidad con su vehículo. Éste se caló en mitad del túnel, y los servicios de emergencia ayudaron a empujarlo hasta el exterior, donde le esperaba una grúa.

calle Real
También se inundaron las galerías de la calle Real, a la altura del segundo piso del número 49, según informaron los bomberos Igualmente tuvieron que achicar el agua que se había formado en calzada, como la glorieta de Casablanca, o la de Matogrande, donde obstruía el tráfico. En varias ocasiones, fue necesaria la participación de la Policía Local para desviar la circulación y que pudieran trabajar.
Además, la lluvia causó varios accidentes de tráficos, aunque todos de poca importancia, sobre todo en Alfonso Molina, donde la alta velocidad y la baja adherencia de la calzada por culpa de la lluvia, en un firme sucio después de mucho tiempo de sequía, provocaron varios alcances. El primero se registró a pasadas las nueve de la tarde en Alfonso Molina en dirección entrada a la altura del desvío a Pocomaco. Hubo cuatro implicados y un herido leve, y causó retenciones, durante varios minutos.
Horas después, pasadas las dos y media de la tarde, un nuevo alcance tuvo lugar a la altura de Palavea en dirección salida, causando solo daños materiales en dos vehículos, pero generó igualmente retenciones.

La tromba de agua deja un reguero de inundaciones