La jueza descarta exculpar a ninguno de los detenidos por un robo con escopeta en Juan Flórez

uno de los acusados, en el juzgado
|

Ni su adicción al consumo de heroína, ni los argumentos de su compañero de banquillo para asumir toda la responsabilidad en el asalto por el que fueron detenidos en el mes de mayo han servido al segundo de los acusados por aquel robo con escopeta en el establecimiento Opencor para salir airoso.

Impone seis años y medio de cárcel al autor del atraco y dos menos a su cómplice

Él era, según confesó en el juicio, la persona que conducía el coche en el que escaparon aquella tarde de domingo tras encañonar su compañero al personal del negocio y llevarse 800 euros en metálico, y como a su cómplice, la jueza de penal 2 acaba de condenarle por delitos de robo con violencia y uso de arma y tenencia ilícita de armas.

Lo que sí difieren son las penas impuestas: el conductor, por carecer de antecedentes en los delitos anteriores, cumplirá cuatro años y medio de reclusión, dos menos que el autor material del robo, que sí tiene condenas anteriores por otros atracos.

 

no creíble

La sentencia desoye el relato de hechos de los dos acusados, según el cual, solo uno de ellos planificó utilizar un arma de fuego en el robo y llevó a cabo su plan a espaldas del hombre que le esperaba en la calle, sentado al volante de su coche. “No resultan creíbles las manifestaciones (...) de que no vio el arma que portaba el otro acusado cuando subió al coche, que no se dio cuenta de que llevaba un pasamontañas y un gorro, y que tampoco vio la escopeta cuando (su cómplice) salió del establecimiento y se subió a la parte de atrás del vehículo y comenzó a cambiarse de ropa, portando aún la escopeta recortada”, zanja la magistrada, que descarta el argumento de que este implicado “no sabía nada del atraco” en tanto que el otro asaltante empleó un arma que él tenía en propiedad y escaparon en su propio coche. No era, además, la primera vez que robaban juntos, aunque según las declaraciones de los procesados, nunca de aquel modo.

Fueron apresados porque un viandante apuntó la matrícula
y avisó a la Policía

Era la implicación de cada uno de ellos, y no los hechos en sí, lo que se enjuiciaba en este procedimiento. Lo ocurrido lo narró de forma prolija el autor material del golpe durante el juicio, celebrado el pasado mes: quedó con su amigo dar un “palo” a algún supermercado y así pagarse la heroína que ambos consumían. Se dirigieron al establecimiento de Juan Flórez y, mientras uno se quedaba en el coche, el otro se cubría el rostro con una braga militar y un gorro de lana y, apuntando al dependiente con una escopeta de cañones recortados, le exigía la entrega de la recaudación al grito de “esto es un atraco, dame el dinero, hijo de la gran puta, que te meto un fogonazo”.

El plan se frustraba pocos minutos después cuando la Policía daba con el vehículo de los delincuentes unas calles más allá, gracias a la descripción y la matrícula aportada por un viandante que alertó al 091 tras ver salir de la tienda a un encapuchado portando un bulto bajo la chaqueta y subirse apresurado a un coche.

Cuando las patrullas localizaron el vehículo, en la cercana zona de la Falperra, el autor confeso del golpe aún tenía consigo la escopeta que, según las manifestaciones de ambos, era propiedad de su compañero y a su vez había sido sustraída en una casa en Ordes. Dado que ninguno de los acusados tenía licencia de armas, la posesión de la misma, y además modificada (con los cañones serrados), viene a agravar las penas por el robo.

La jueza descarta exculpar a ninguno de los detenidos por un robo con escopeta en Juan Flórez