La Diputación de A Coruña podría volver a manos de los socialistas

GRA833. SANTIAGO DE COMPOSTELA, 25/05/2015.- El secretario General del PSdg-PSOE, José Ramón Besteiro, valora esta noche en la sede del partido los resultados electorales, en Santiago de Compostela. EFE/Xoan Rey
|

Las diputaciones gallegas se enfrentan a un panorama insólito. Por primera vez en la historia de la democracia, el tradicional bastión del poder de los populares gallegos pueden pasar a manos de la izquierda. El feudo ourensano de Baltar es el único ileso tras el vuelco electoral que ayer sufrió Galicia.
Los datos provisionales apuntan a una situación muy inestable en A Coruña, donde los populares podrían haber pasado de 17 a 15 escaños. A falta de que termine el recuento, Compostela Aberta y Marea Atlántica cuentan ya con puestos en el ente provincial y queda conocer si Alternativa dos Veciños, el gran vencedor de los comicios en Oleiros, obtendría representación.
A la pérdida del bastión coruñés hay que sumarle el tercer fracaso en el asalto a la Diputación de Lugo. Los populares, con 12 diputados, de nuevo rozaron una mayoría que, previsiblemente, le arrebatará un pacto entre el PSOE que cuenta con 11 diputados y el BNG con dos.
Con este resultado todo apunta a que la diputación de Lugo seguirá teniendo la misma composición que en la actualidad y la corporación seguirá con el secretario xeral de los socialistas gallegos, Xosé Ramón Besteiro, al frente.
Rafael Louzán fue el primero en reconocer la pérdida del ente provincial de Pontevedra, una situación que vino dada por los resultados de Vigo. El pobre resultado de la exconselleira de Facenda, Elena Muñoz, y el gran aporte de votos del socialista, Abel Caballero ha sido uno de los principales motivos del fin de la hegemonía de los populares pontevedreses.

La Diputación de A Coruña podría volver a manos de los socialistas