El título de Liga se pone en juego en el Camp Nou

Guardiola y Mourinho dan instrucciones desde la banda efe
|

  La última oportunidad del Barça para engancharse a la Liga y también una ocasión única para que el Real Madrid le dé carpetazo a la Liga. El partido del siglo, la lucha de estilos y la rivalidad exagerada congregará hoy en el Camp Nou (20.00 horas) a una audiencia global de más de 400 millones de espectadores.

La distancia entre ambos equipos en la Liga, a falta de cinco partidos, es de cuatro puntos y los errores se pagan. Especialmente en el bando local. El Barça ha sumado once victorias de una tacada, 33 puntos que han acortado la ventaja del Real Madrid de diez a cuatro puntos, pero su margen de error no es mínimo, es inexistente. Llega el partido en el momento determinante de la temporada, en medio de las semifinales de la Champions en las que Barcelona y Real Madrid deberán remontar ante Chelsea y Bayern de Múnich para poderse medir en el que sería el partido mas grande nunca antes jugado, pero esa es otra historia. El Barcelona, que llegó a estar trece puntos por abajo del Real Madrid antes de jugar en el Calderón, ha vivido desde entonces de la mejora de su fútbol y de la motivación extra generada por su entrenador, Pep Guardiola, quien hace semanas lanzó un mensaje único: “Esta Liga es imposible que la ganemos”.

La aportación de Leo Messi en esta recta final de la temporada está resultando determinante. El argentino bate todos los récords goleadores, el equipo funciona y en el momento determinante, todas las piezas parecen engrasadas y en su sitio.

Para el Barça solo vale la victoria. Ganar mañana y los otros cuatro partidos que quedan para el final de la Liga y esperar, al menos, que el Real Madrid empate un partido en ese periodo. De puertas hacia fuera, Guardiola tiene algunas dudas. Estará pendiente de la evolución de Alexis Sánchez, que llegó a Barcelona cojeando tras una entrada de John Terry. El chileno se ha mostrado importante en los partidos ante el Real Madrid esta temporada.

Otra cuestión es qué decidirá en defensa, si contará o no con Gerard Piqué. El central no jugó contra el Chelsea, en un partido en el que Guardiola contó con Mascherano y Puyol para el eje defensivo.

El título de Liga se pone en juego en el Camp Nou