Marea vincula el salario de un empleado de una contrata y el caso de los enchufes

10 junio 2012 página 26 / 27 junio 2012 página 30 PONTEVEDRA, 09/06/2012.- El nuevo secretario provincial del PSDEG de Pontevedra, Santos Héctor conversa con sus compañeros de partido Manel Gallego (2I) Carlos Font (I) y Carmel
|

El grupo municipal Marea de Vigo tildó ayer de “escandaloso” el supuesto vínculo entre un empleado de una contrata municipal que cobra 97.200 euros anuales y el proceso de investigación judicial abierto por el supuesto enchufe de una cuñada de Carmela Silva en esa misma empresa.
El portavoz del grupo, Rubén Pérez, hizo hincapié en el hecho de que, en el concurso del mantenimiento del alumbrado y los túneles de la ciudad (paralizado por un recurso presentado ante el Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales), se impone la subrogación de un empleado de la actual contrata, Imesapi, que cobra 97.200 euros al año.
Se da la circunstancia de que esa misma empresa gestionó los centros cívicos municipales de la ciudad y de que uno de sus responsables tuvo que declarar como testigo en el procedimiento que investiga el supuesto enchufe de Vanessa F.B., cuñada de Carmela Silva, en Imesapi.
Marea de Vigo instó al gobierno local a que aclare si ese testigo es el mismo empleado que cobra ese salario tan alto, más alto incluso que el del propio alcalde. “Marea sospecha del cambio de declaración de ese empleado en dependencias policiales y judiciales, resultando muy curiosa”, sentenció el grupo.
Por su parte, la presidenta de la Diputación de Pontevedra, Carmela Silva, eludió valorar la decisión de la magistrada del Juzgado de instrucción número 7 de Vigo de citar a declarar en calidad de investigado al diputado provincial y secretario provincial del Partido Socialista en Pontevedra, Santos Héctor Rodríguez, en relación con la causa que investiga el supuesto ‘enchufe’ de la cuñada de Silva en una concesionaria del Ayuntamiento de Vigo. “Ni me sorprende ni me deja de sorprender”, zanjó.

Marea vincula el salario de un empleado de una contrata y el caso de los enchufes