Un hombre en paro empotra su coche contra la sede del PP en Madrid con dos botellas de butano

GRA070. MADRID, 19/12/2014.- Fotografía cedida por el PP del coche que un hombre ha empotrado a primeras horas de la mañana de hoy contra el edificio de la sede del PP en la calle de Génova de Madrid, cargado con bombonas de gas butan

No eran las 07.15 horas cuando Daniel Pérez, de 37 años, de Bronchales (Teruel), empotraba su Citroen Xantia en la sede del PP con dos botellas de butano y fertilizantes. Sin heridos ni daños importantes que lamentar, quería atentar contra todos los políticos porque “son iguales”.
Es lo que le dijo a la Policía horas después de ser detenido en la calle de Génova, concretamente en el número 13, escenario de una fotografía inédita: la de un coche dentro de la sede del PP, en el vestíbulo, detenido antes de llegar a las escaleras que dan acceso al resto de plantas.
Al volante, un hombre en paro desde mayo, que padece esquizofrenia y problemas con las drogas –según fuentes policiales– y que fue detenido por la Guardia Civil hace 15 años por el hurto de un vehículo. Tras ser arrestado, declaró que es empresario y que está desesperado porque lo ha perdido todo.
Dentro del coche, los agentes especializados en desactivación de explosivos (Tedax) encontraron dos bombonas de butano, 5,8 kilos de nitrato amónico, es decir abono industrial, así como un temporizador y un iniciador de carácter casero.
El jefe superior de Policía de Madrid, Alfonso José Fernández Díez, reveló que el artefacto,  aunque casero, tenía todo lo necesario para explotar. De hecho, estaba preparado para detonar en una hora y media, según alertó el ahora arrestado en el momento en el que llegó la Policía.
“El fallo o no del artefacto iba a depender el iniciador, que eran cabezas de cerillas, y si lo hubiera encendido podría haber funcionado”, dijo Fernández Díez.
En cualquier caso, el artefacto fue desactivado, se desalojó la zona por motivos de seguridad y se estableció un importante cordón policial. Por precaución también, el tráfico se cortó y se interrumpió el metro en varias estaciones. Vecinos y curiosos no ocultaron su desconcierto ante lo ocurrido, aunque la más asustada era una trabajadora que limpiaba a esas horas la primera planta cuando se sobresaltó con el estruendo. Fuera, en la calle, justo enfrente del PP, Isabel, la quiosquera, pensó que el impacto se debía a “un despistado, alguien que estaba bebido”. Despedía a una clienta cuando vio el acelerón de un coche oscuro que “se metió hasta dentro”.
Hasta la sede del PP llegó a media mañana el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para comprobar de primera mano los desperfectos, acompañado de la secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal, y el vicesecretario de Organización, Carlos Floriano.
Entre tanto, se conocían más información sobre el detenido, que fue trasladado a las dependencias policiales de la Brigada Provincial de Información, en Moratalaz, donde reveló a los agentes que le han tomado declaración que su intención era atentar contra todos los políticos porque “son iguales”.
No era menor el asombre a 260 kilómetros de Madrid. Los vecinos de Bronchales, un pueblecito turulense en plena sierra de Albarracín, definían a Daniel como un hombre poco hablador, de rutinas diarias, que tomaba café en el bar y se iba a cortar leña al monte de vez en cuando.
Hasta su pueblo natal fue trasladado el detenido, con el objeto de practicar un registro en su domicilio.

Un hombre en paro empotra su coche contra la sede del PP en Madrid con dos botellas de butano

Te puede interesar