Prado habla en la apertura del salón del cómic de una ciudad viviendo “neste xogo en clave de viñeta”

Esta entrega incide en los autores que la visitaron siendo noveles y hoy son consagrados | patricia g. fraga
|

El director de Viñetas desde o Atlántico, Miguelanxo Prado, habló ayer de hace 21 años, cuando se pensó en que la ciudad viviera en este juego en clave de viñeta. No solo se logró sino que hoy nadie puede imaginarse un verano coruñés sin los personajes de tebeo escalando edificios o a la puerta de otros. Esperando el selfi.
Se inauguró el salón un año más, esta vez, con un engranaje en el que vendrá “unha presa de xente que pasou novel polo espazo e volven sendo consagrados” y con un maestro que “nos presenta como se tivera 18 anos”.
José Ramón Sánchez, conocido en los 60 y 70 por meter la ilustración en la pequeña pantalla en “Un globo, dos globos, tres globos” y por diseñar los carteles en una campaña socialista: “Eran tan bonitos que moitos estudantes os tivemos colgados na habitación”. A sus 80 años, el ilustrador descubrió el cómic y no se le ocurrió otra cosa que empezar versionando “Moby Dick”.
Decía Prado que el autor le dijo: “Non sei como tardei tanto en entender que a Banda Deseñada era a miña linguaxe”. Junto a los originales, se puede ver de él en María Pita cuadros inmensos que acompañan a “Moby Dick” en una exposición, que como todas, no se desmontará hasta septiembre.
De la que le dedica el MAC al tebeo español, a la que junta en Afundación a David Aja y David Rubín o la de Monty4, que ofrece también al ourensano en “Comix Revolution”, el curioso se introduce en el epicentro de la actividad, el Kiosco Alfonso, para colarse entre las planchas de Ángel de la Calle, Josep Homs, Belén Ortega, Emma Ríos y David Rubín. Saltará a Palexco para ver las de Tirso Cons, una deuda pendiente de Viñetas junto a Xosé Tomas, que con Cristina Durán, Mamen Moreau y José Luis Munuera completan el puzle.
En Durán Loriga, está Bea Lema Rivera (XII Premio Castelao) por “O Corpo de Cristo” y la muestra “SQUEEZE-OH!: Cómic Contemporáneo Galego-Comisariada por Rubén Romero” para acabar con Sánchez en María Pita y una retrospectiva de todos los carteles que anunciaron la cita en la Torre.

Parte indie
Por todos estos bloques puestos en pie, A Coruña es cómic, más aún con las actividades, “esa parte máis indie”, según Xulio Ferreiro, que la convierten en universo gráfico. Por su parte, la vicepresidenta de la Diputación, Goretti Sanmartín, aseguró que “fixemos pouso para que hoxe haxa unha xeración de autoras que o manteñan vivo”. De este buen momento, la responsable destacó la nueva variante a modo de premio que otorga el organismo dedicado a los dibujantes de viñetas infantiles y juveniles, que se fallará estos días.
Según Sanmartín, los candidatos superan en número a los que lo hicieron en el premio Castelao para adultos, por lo que se constata que hay cantera.
En la casa de cultura Salvador de Madariaga acampa la última en recibir el galardón de mayores y la primera mujer porque hubo que esperar doce ediciones para que una autora lo consiguiera. Bea Lema es avance, también la revista “A viñeta de Schrödinger”, de Kiko da Silva lo es y la “Banda Deseñada non ten límites”, señaló el alcalde. Y lo que nació hace más de dos decenios sirve para fidelizar públicos, incluso para rescatar antiguos adeptos y crear otros nuevos.
A la calle con las novedades editoriales y los clásicos instalada justo delante del Kiosco Alfonso, hay que sumarle las tradicionales firmas, el viernes, de 18.00 a 20.00 horas y sábado, de 12.00 a 13.30 horas. En todo este tiempo, Prado alabó que el noveno arte esté presente en muchas librerías generalistas, que rompió la barrera y se instaló como bien de interés general. En esto también tuvo que ver Viñetas desde o Atlántico, que caló entre el personal, contaba Prada, por la cercanía de los autores en un formato destinado al gran público para hacerle ver que el género vale tanto para drama como para divertimento. l

Prado habla en la apertura del salón del cómic de una ciudad viviendo “neste xogo en clave de viñeta”