Un festín del Liceo en Lleida

Deporte Campeón-2015-10-05-028-33d7121b_2
|

 

El Liceo logró sus primeros tres puntos en la presente campaña en la OK Liga después de doblegar al Lleida en un partido por momentos anárquico, y en el que se anotaron la friolera de diecisiete goles. Once de ellos los logró el cuadro visitante, que de esta manera se da un respiro tras la derrota de ocho días antes en Riazor ante el Reus.
El equipo ilerdense pagó los ‘platos rotos’ frente a un Liceo enrabietado y con ganas de alcanzar la victoria.
Un triunfo que empezó a gestarse a partir del minuto nueve, cuando Jordi Bargalló inauguró el marcador. Y aunque Necchi empató poco después, el Liceo ya había ‘abierto la lata’ y nadie lo pudo parar.
Cinco minutos de inspiración fueron suficientes para dejar el partido casi sentenciado. Josep Lamas, Pau Bargalló y Oriol Vives (este último en dos ocasiones) pusieron el 1-5 en el marcador. Los instantes finales del primer tiempo fueron intensos. Necchi anotó un penalti en el 21, y Toni Pérez otro poco después. Y el último minuto antes del descanso fue una locura. Tres goles, dos locales y uno visitante, que pusieron el 4-7 en el marcador.
Quedaba una segunda parte en la que también pasaron cosas, pero con el Liceo en todo momento controlando a su rival, sin dejar que se acercara en el marcador. David Torres anotaba de penalti en el 33 y, aunque Andreu Tomás reducía la diferencia de falta directa, Pau Bargalló, en una jugada similar, ponía el 5-9 en el marcador del pabellón Onze de Setembre a falta de un cuarto de hora.
La sentencia definitiva la puso Josep Lamas, con dos nuevos tantos que dejaban la diferencia en seis goles (5-11). A falta de poco más de un minuto para el final, Andreu Tomás puso el 6-11 definitivo.
Satisfacción, pues, en el Liceo, no solo por la victoria, sino también por el acierto de cara al marco contrario. Eso sí, el Lleida fue sancionado con hasta cuatro tarjetas azules (el Liceo no recibió ninguna) e incluso con una roja (en los instantes finales al portero Lluis Tomás), circunstancia que facilitó el juego de los hombres de Carlos Gil.
Ahora, el objetivo será conseguir la primera victoria en casa, el sábado que viene, cuando el Alcoy visite el Palacio de los Deportes de Riazor.

Un festín del Liceo en Lleida