La Audiencia Provincial de Madrid pone en libertad al supuesto testaferro de Rato

21 agosto 2015 página 34 / 01 octubre 2015 página 32 MADRID. 20/8/2015 Imagen de EFE TV de Alberto Portuondo, administrador de la sociedad pantalla gracias a la que Rodrigo Rato cobró supuestamente comisiones a cambio de la adjudicaci
|

La Audiencia Provincial acordó ayer la puesta en libertad de Alberto Portuondo, presunto testaferro del exvicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato, tras estimar que han decaído varias de las razones por las que el juez de instrucción de Madrid número 31 de Madrid, Antonio Serrano-Arnal ordenó su ingreso en prisión. Está imputado en presuntos delitos relacionados con la causa en la que se investiga a Rato de fraude a Hacienda, blanqueo y de corrupción entre particulares.
Portuondo es responsable de la empresa Albisa SL, que según la investigación habría actuado como empresa pantalla para el cobro por parte de Rato de comisiones por cerca de dos millones de euros de empresas proveedoras de Bankia. Más de 800.000 euros habrían ido a parar a Kradonara SL, propiedad del expresidente del FMI, bajo la apariencia de pagos por servicios que realmente no se prestaron.

Nuevas circunstancias
La Audiencia de Madrid considera que se acreditaron nuevas circunstancias personales que obligan a cambiar la situación procesal del investigado, como son la cancelación del arrendamiento de vivienda en México y el cese de su relación laboral con la empresa allí asentada; la situación económica que atraviesa tras el empobrecimiento padecido en su actividad empresarial, su arraigo familiar en España y un problema de salud.
Este conjunto de hechos –consideran los magistrados– reduce sensiblemente el riesgo de fuga que en un primer momento se estimó determinante para decretar la prisión provisional.
No obstante, la sala le obliga a Portuondo a hacer entrega de su pasaporte ante el juzgado de instrucción que sigue la causa, además de ordenarle que comparezca diariamente ante el mismo órgano.
En su recurso de apelación, la defensa de Portuondo alegaba la existencia de un agravio comparativo entre Portuondo y el resto de imputados en esta causa, que son más de una decena y ninguno de los cuales se encontraba en prisión, teniendo alguno de ellos bienes e inversiones en el extranjero. En su demanda aludía expresamente al propio Rato, a su secretaria Teresa Arellano y otro presunto testaferro, Miguel Ángel Montero.

La Audiencia Provincial de Madrid pone en libertad al supuesto testaferro de Rato