La pareja de Carrasco asegura que su vida “se acabó” tras el asesinato

El Ideal Gallego-2016-01-27-038-7f3c6173_1
|

Jesús López Brea, quien fuera última pareja de Isabel Carrasco, expresó ayer, durante su declaración en la Audiencia de León, el mazazo que supuso la muerte a tiros de su entonces compañera sentimental: “¡Desde el día que la vi tirada en el suelo mi vida se acabó!”, lamentó.
El testigo insistió en que después del crimen se ha quedado “sin nada”, sin trabajo desde diciembre de 2014 y sin ningún tipo de ocupación. 
“Ahora estoy intentando estar en Madrid y sacar fuerzas de no sé dónde para intentar seguir con mi vida”, agregó.
El declarante explicó que el 12 de mayo de 2014 decidió ir en moto hacia la sede del PP de León, mientras que Isabel prefirió hacerlo andando y cruzar la pasarela sobre el río Bernesga. Cuando él llegó vio a Marcos Martínez, entonces vicepresidente de la Diputación de León, intentando llamar a Isabel Carrasco y preocupado porque ésta no cogía el teléfono y porque aún no había llegado.
El excompañero sentimental de la víctima recordó que se acercó a la pasarela, hasta el cordón policial, pero no se veía nada y tan sólo vislumbró “personal sanitario y policías”, momento en el que le dijeron que Isabel estaba ahí. 
“Salté el cordón y al llegar arriba (de la pasarela) la vi. Estaba con una sábana blanca tapada, pude ver los zapatos, su cabeza, su pelo, la sangre. Me dijeron Jesús no vayas y pregunté ¿Está bien? ¿Está viva? Y me dijeron, está fallecida”, explicó.
Jesús aseguró que Carrasco no llevaba escolta porque no se había sentido amenazada, ni tampoco había notado seguimientos de ningún tipo.
El testigo ha explicado que conocía a Montserrat González y a su hija Triana Martínez por ser afiliadas del PP y que había coincido con ellas en algunos actos. En uno de ellos, Montserrat le presentó a su hija y le dijo que “estaba en el partido y era muy válida” y que le tenía que decir a Carrasco que “la echara una mano”, algo que le pareció, en ese momento, “absolutamente normal”.

plaza de ingeniero
Posteriormente, Jesús comentó a Isabel ese episodio y ella le contestó que “esa plaza iba a quedar libre”, en referencia a la de ingeniero en Telecomunicaciones de la Diputación de León, y que lo que tenía que hacer Triana era “prepararse bien para presentarse al examen y obtenerla”.
En otra ocasión, según precisó López Brea, Montserrat le pidió las preguntas del examen de oposición para que su hija Triana obtuviera la plaza. “Le dije que eso a Isabel no le iba a hacer gracia, que estudiara y se presentara”, indicó.

La pareja de Carrasco asegura que su vida “se acabó” tras el asesinato