Dimiten los dos jefes de personal de May tras la decepción en las urnas

|

Nick Timothy y Fiona Hill, los jefes de personal de la primera ministra británica, Theresa May, y dos de sus asesores más cercanos, dimitieron ayer tras la “enorme decepción” que supuso perder la mayoría absoluta en las urnas.
“Acepto la responsabilidad por mi tarea en esta campaña electoral, que era supervisar nuestro programa político”, afirmó Timothy, mientras un portavoz del Partido Conservador anunció por su parte la dimisión de Hill.
Diversas voces dentro de la formación de May habían criticado en las últimas horas el papel de Timothy y Hill en la campaña electoral del Partido Conservador, en la que tuvieron un destacado papel. En su nota de renuncia, Timothy aseguró que el programa conservador de cara a las elecciones no era su “proyecto personal”, sino que fue el resultado de “meses de trabajo” de todo el equipo de Gobierno. “Aún así, asumo la responsabilidad por el contenido de todo el manifiesto, que continúo creyendo que es un programa honesto y sólido para gobernar”, afirmó el jefe de personal.

“Apoyo laborista”
Para Timothy, la razón para la “enorme decepción” que han sufrido los conservadores en las elecciones del pasado jueves “no es una falta de apoyo para Theresa May” entre los electores, sino “un incremento inesperado en el apoyo hacia los laboristas”.
Los conservadores sumaron 318 diputados, ocho por debajo de la mayoría absoluta en la Cámara de los Comunes, por lo que necesitarán a partir de ahora apoyos externos para aprobar sus propuestas parlamentarias, mientras que el Partido Laborista pasó de 232 a 262 escaños. En este sentido, la conservadora Theresa May, inició ayer el diálogo con los unionistas norirlandeses para formar Gobierno, entre las presiones desde su propio partido que amenazan su liderazgo.
May envió a Belfast a Gavin Williamson, responsable de la disciplina parlamentaria en el Partido Conservador, para negociar el apoyo del Partido Democrático Unionista de Irlanda (DUP) con los que han alcanzado un principio de acuerdo.
El borrador que se concretó ayer por la tarde establece que los protestantes norirlandeses se alinearán con los “tories” en votaciones parlamentarias clave, pero no prevé una coalición de Gobierno, como la que formó con los liberaldemócratas el anterior primer ministro conservador, David Cameron, entre 2010 y 2015. “Damos la bienvenida a este compromiso, que puede proveer a todo el país la estabilidad y certidumbre que se requiere mientras nos adentramos en el ‘brexit’ y más allá”, afirmó ayer un portavoz de Downing Street.
La apertura del nuevo Parlamento está fijada para el martes, aunque May cuenta con tiempo para concretar su colaboración con el ultraconservador DUP hasta el lunes 19, cuando la reina Isabel II acudirá a la Cámara de los Comunes para leer el programa oficial de la legislatura.

Presiones internas
“Según los medios británicos, miembros del Partido Conservador exigieron a May un cambio en la gestión del personal que forma parte del Ejecutivo y le habían advertido de que intentarían forzar unas primarias si mantenía a Timothy y Hill en el puesto.
A pesar de las presiones para dar ella misma un paso atrás, la primera ministra recalcó que no tiene intención de dimitir y que trabaja para lograr un pacto de Gobierno con el respaldo parlamentario de los unionistas de Irlanda del Norte. Según una encuesta publicada ayer, el 60% de los simpatizantes del Partido Conservador británico creen que la primera ministra debería dimitir y dar paso a una nueva persona al frente de la formación. l

Dimiten los dos jefes de personal de May tras la decepción en las urnas