La Universidad mantiene como prioridad las ayudas a los alumnos a pesar de los recortes

El secretario xeral, Carlos Amoedo, y el rector, Xosé Luis Armesto, durante la sesión claustral pedro puig
|

La Universidad no quiere que los alumnos con dificultades económicas tengan que abandonar sus estudios. Por ello, además de implantar medidas como el fondo social, dotado con un millón de euros, se ha fijado como prioridad otorgar un trato preferente para las becas de estudiantes, con el objetivo de incrementar la eficiencia y el número de beneficiarios. Así se acordó en la reunión del Claustro celebrada ayer, en la que el equipo rector de la entidad mostró su compromiso con este tipo de ayudas a pesar de los rectores que volverá a sufrir en el próximo bienio, como se constató en las líneas de programación plurianual y presupuestaria entre 2014 y 2015.
Este documento, elaborado con la premisa de una financiación limitada similar a la actual, contempla recortes adicionales en gasto corriente para alcanzar un equilibrio presupuestario, así como en el capítulo de inversiones, que se recortó ya un 45% desde 2010.

proyectos
Estas limitaciones económicas obligan a la universidad a ejecutar únicamente los proyectos ya iniciados. Según se desveló ayer, se pondrá en funcionamiento el próximo año el Área Tecnológica, que servirá de complemento a las instalaciones de Caminos e Informática. Asimismo, se continuarán con los trabajos de ampliación del Citeec, paralizados desde hace años, y se revisará el proyecto del Campus Center, una apuesta firmada en 2008 por el anterior equipo rectoral. También está previsto que el próximo año se abra el edificio Cica, en el parque tecnológico.
Además de las líneas de financiación, el Claustro aprobó el Plan Estratégico de la Universidad, que marca el camino a seguir hasta el año 2020. El órgano dio su aprobación a un decálogo que establece como objetivos mejorar la empleabilidad, la producción científica, la calidad formativa, reducir el impacto ambiental y la dirección estratégica para alcanzar objetivos comunes. Pone también el acento en el apoyo al alumnado, una preocupación que también compartió el valedor que pidió “buena voluntad” para que los jóvenes puedan compatibilizar los estudios con sus trabajos, si lo necesitan. n

La Universidad mantiene como prioridad las ayudas a los alumnos a pesar de los recortes