El Seprona afirma que el fuego se originó en un único foco en el municipio de A Capela

|

 El incendio que afectó a las Fragas do Eume tuvo su origen en un único foco, localizado en el paraje de Pena do Crego, en el municipio de A Capela. Así se desprende de las investigaciones que está realizando el Seprona de la Guardia Civil bajo la dirección del Juzgado de Instrucción número 3 de Ferrol, cuyo titular, el magistrado Alejandro Morán Llordén, inspeccionó ayer, desde un helicóptero, la zona calcinada por las llamas. Según la información recogida al respecto, se ha determinado, con las pertinentes pruebas, que el fuego partió de un único foco, situado en un monte conocido como Pena do Crego, y se propagó en dirección al lugar de Teixido, en el que estuvieron en peligro las viviendas existentes en la zona. Después continuó, arrasando todo a su paso, ladera abajo, y saltó hacia la otra ribera del río. Las diligencias corren a cargo del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil de A Coruña, que tiene abiertas varias líneas de investigación.  La hipótesis que más se baraja es la de que el incendio que afectó a una buena parte del parque natural de las Fragas del Eume fue provocado, pero también se investiga si pudo haber sido debido a una imprudencia por parte de alguien que estuviese realizando una quema que se hubiese descontrolado. La instrucción de la causa corre a cargo del juez Alejandro Morán Llordén, que estaba de guardia el pasado sábado, cuando se inició el fuego. El magistrado abrió diligencias por un delito de incendio y ayer sobrevoló la zona afectada en un helicóptero de la Guardia Civil, acompañado de técnicos del Seprona y de la Xunta. Según Medio Rural, el fuego afectó a unas 750 hectáreas de terreno forestal, de las que alrededor de 500 corresponden a plantaciones arbóreas que se vieron seriamente afectadas por las llamas.

El Seprona afirma que el fuego se originó en un único foco en el municipio de A Capela