La nueva ordenanza de ruidos supera el primer trámite

06 enero 2012 / 12 enero 2012 página 07 A Coruña.- Las advertencias y la vigilancia policial atenúan el macrobotellón convocado en los jardines de Méndez Núñez

El pleno de ayer tenía un único asunto en el orden del día: la aprobación de la nueva ordenanza de ruidos, que sustituirá a la 1997 y que permitirá que las cafeterías y restaurantes dispongan de música ambiental. La normativa fue ratificada de forma inicial con los únicos votos a favor del PP, la abstención del PSOE y el BNG y el rechazo de Esquerda Unida.

Una de las novedades del texto, que se espera entre en vigor en primavera, es que los músicos callejeros deberán solicitar un permiso para poder tocar en la calle. La norma también contempla que empresas privadas realicen las mediciones para velar por el cumplimiento de la ordenanza. Sobre estos dos aspectos opinó ayer el portavoz de Esquerda Unida, César Santiso. “A música na rúa é algo espontáneo, non podemos ter controlado todo”, manifestó el edil de la oposición, que preguntó al gobierno local si “tratará como delincuentes” a aquellos artistas que toquen sin permiso. En relación con la externalización de las inspecciones, advierte que “córrese o risco de que acabe como a ORA, convertido nun pozo para o Concello”.

Otro tema controvertido es la regulación de las reuniones en la vía pública. “Espero que a súa intención non sexa poñer multas os que se manifestan na rúa”, advirtió Santiso. Por su parte, el portavoz del BNG, Xosé Manuel Carril, también demandó la aclaración del apartado que hace referencias a las manifestaciones en los espacios públicos. Mientras, la concejala del PSOE Silvia Longueira se quejó de falta de información a los vecinos, cargó contra las restricciones para los músicos callejeros y contra las inspecciones por parte de empresas privadas y alertó de las limitaciones para el “derecho de reunión”.

Pese a las críticas de la oposición, el teniente de alcalde de Infraestructuras, Martín Fernández, defendió que el texto regula todos los aspectos acústicos que afectan a la ciudad. Aseguró que la norma trata de satisfacer todas las demandas y de velar por el descanso de los vecinos, y negó privatizaciones.

El momento más tenso del debate se vivió al final de las intervenciones de Longueira y Fernández Prado. La primera “felicitó” al popular por haber defendido la norma en los dos turnos de réplica, en lugar de ceder la palabra al portavoz municipal. “Es un punto a su favor en su devenir político”, le espetó. Prado zanjó la polémica poniendo en duda los conocimientos de la socialista sobre la nueva norma: “En esto, señora Longueira, debe tocar de oído porque no se entera”.

 

Julio Flores,
portavoz municipal

"Señor Carril, presúmanos a nosotros la inocencia que nadie ha desvirtuado hasta la fecha."

REACCIONES

Xosé Manuel Carril,
portavoz del BNG

"Pedimos as dimisións porque responsabilidade penal e responsabilidade política non son o mesmo"

 

La nueva ordenanza de ruidos supera el primer trámite

Te puede interesar