Enaire probará el sistema de ayuda al aterrizaje en Alvedro con un avión de tamaño no comercial

Las mediciones podrían facilitar el trabajo de los controladores javier alborés
|

El gestor de navegación aérea de España, Enaire, pondrá a prueba sobre el terreno las coordenadas con las que ha practicado la implantación de una posible ayuda al aterrizaje por la cabecera sur de Alvedro en unos días. La institución, que ya cuenta con el visto bueno de la Comisión Interministerial de Defensa y Fomento (Cidefo) para realizar las prácticas de vuelo en el aeropuerto coruñés, avanza que los datos con los que se ha trabajado hasta el momento se comprobarán in situ con un avión de menor tamaño que los comerciales. Pese a ello, confían en no afectar al tráfico aéreo normal.
A pesar de que el mes de octubre se despidió sin que hubiese que lamentar nuevos desvíos y cancelaciones de rutas por la niebla o las malas condiciones meteorológicas, Enaire apura los trabajos para implantar las demandadas herramientas vía satélite con las que se facilitará que las aeronaves tomen tierra por la pista 03 de Alvedro. Según fuentes de esta administración, en cuestión de unos días los técnicos se trasladarán a A Coruña para tomar datos de forma directa. Si bien estaba previsto que los exámenes aéreos se realizasen a finales del mes pasado, la elevada demanda del avión que se utiliza para estas tareas ha retrasado unas semanas el proceso.
El transporte se diferenciará fácilmente en el cielo coruñés ya que es “más pequeño” que los aviones comerciales que suelen despegar y aterrizar de la instalación. Tampoco será una avioneta al uso. En cualquier caso, con casi total probabilidad estos ensayos de datos de referencia para tomar tierra por la cabecera sur –cuando no es posible por la norte– no afectarán a la parrilla de conexiones habitual de Alvedro.

validación del trabajo
Aunque no aportan fechas concretas, desde Enaire confirman que están a punto de recibir la orden para enviar la aeronave. Esta realizará “un vuelo de validación de las coordenadas automáticas” que se han ido probando en los últimos meses con la colaboración de los pilotos comerciales de la compañía Air Europa. Nada impide ahora el aterrizaje junto al Monte Xalo pero tampoco hay nada que lo promueva y la decisión depende del piloto y de su pericia a los mandos.
Después de contabilizar una gran afección a las estadísticas de pasajeros del aeródromo coruñés –y a las cuentas de resultados de las aerolíneas que operan en la infraestructura– en lo que va de año, todos los colectivos de defensa siguen insistiendo en la necesidad de aumentar la operatividad de la pista para acercarla lo máximo posible al 100%.

Enaire probará el sistema de ayuda al aterrizaje en Alvedro con un avión de tamaño no comercial