El frío polar se despide con marzo y da paso a temperaturas más propias de la primavera

La nieve hizo acto de presencia en zonas de Lugo y Ourense | efe
|

Un pasillo de aire polar continental abierto entre un anticiclón y una borrasca es lo que dio paso a unas temperaturas demasiado bajas estos días de finales de marzo en Galicia, una situación que cambiará con una subida importante de los termómetros de hasta diez grados de diferencia.

”Tenemos un anticiclón donde normalmente está la borrasca al oeste de Irlanda que está arrastrando aire más frío y seco del centro de Europa, y una borrasca entrando por el suroeste con nubosidad y humedad”, explican desde Meteogalicia.

Entre ambas áreas de alta y baja presión se formó un pasillo de aire polar continental “que es el que está afectando a Galicia”, con mucho frío esta madrugada que dará paso a “temperaturas más altas que el lunes que, acompañadas de vientos del nordeste moderados, generaron una sensación térmica más baja”, añaden las fuentes.

Por ejemplo, en Ourense, provincia donde se registraron la pasada madrugada temperaturas de -8ºC, la capital pasará de una mínima de 1ºC a 8, mientras que A Coruña recibirá chubascos y el viento amainará y bajará de los casi 90 kilómetros/hora..

El noroeste de la provincia coruñesa permanece en alerta naranja por temporal costero, con vientos que pueden alcanzar fuerza ocho.

Esta partida meteorológica la ganará por tanto la borrasca, que traerá más humedad procedente del sur con mejores temperaturas, pues “para ser comienzos de abril hace bastante frío”, dicen en Meteogalicia.

Ayer hubo algo de nieve en zonas altas y también hielo, sobre todo en las provincias de Lugo y Ourense con heladas generalizadas en el interior. Así, la nieve cogió por sorpresa a numerosos vecinos de varias localidades de la provincia orensana, que estos días permanecen en sus casas por el confinamiento.

El frío polar se despide con marzo y da paso a temperaturas más propias de la primavera