A Coruña vigilará que no se tiren mascarillas cerca de los comercios

el ideal gallego-2020-06-10-014-9a826ffc
|

Ahora que las calles van recobrando su pulso, cada vez es más difícil distinguir la nueva normalidad de la vieja, excepto por los locales cerrados y las omnipresentes mascarillas. La Concejalía de Medio Ambiente ha expresado su preocupación al respecto, porque más gente en la calle usando  Equipos de Protección Individual (EPI) se está traduciendo en una mayor suciedad. La responsable del área, Esther Fontán, apuntó a que la situación es especialmente grave alrededor de las zonas comerciales, como los supermercados, y anunció su intención de realizar inspecciones para poner coto al problema.

“Me preocupa bastante el hecho de que estemos encontrando montones de mascarillas tiradas por el suelo, fuera de las papeleras y los contenedores”, confesó Fontán. Para la concejala, el público no debería tener ningún problema en depositarlas donde es conveniente. Pero, sobre todo, a Fontán le inquieta la cuestión de los supermercados. “Son los típicos guantes que se utilizan para coger la fruta están fuera de las papeleras, tiradas por el suelo”, denunció.

Pero la edil fue más allá: “Incluso da la sensación de que han vaciado auténticas papeleras, en sitios como Palavea, llenas de esos guantes”. Han sido estos comportamientos poco cívicos lo que han decidido al Ayuntamiento a mandar inspecciones. “Cuando ya la distribución de mascarillas y de guantes es de una distribución importante, la inspección debe averiguar de donde procede”. Palavea es el primer lugar donde han enviado a un técnico, pero no será el último.  

Barrenderos

Por otra parte, desde el Sindicato de Trabajadores de Limpieza (STL) ya habían denunciado esta misma situación semanas atrás, cuando habían exigido un aumento de las medidas profilácticas entre los operarios dedicados a la limpieza viaria por la gran cantidad de EPI susceptible de estar contaminado con el que se encontraban en el transcurso de sus rondas.

A día de hoy, además de mascarillas, los barrenderos llevan dos guantes en cada mano y visor de protección facial, así que de momento no ha habido que lamentar bajas provocadas por infecciones en el trabajo.

Por otro lado, desde Edar Bens, señalan que la aparición de mascarillas en la traída de aguas fecales es por el momento muy ocasional, aunque ya han notado un incremento de gel hidroalcohólico y otras sustancias que dejan rastros en las alcantarillas. Solo cabe recordar al público que las mascarillas no deben arrojarse al retrete, sino que deben depositarse en la basura, en el contenedor amarillo..

A Coruña vigilará que no se tiren mascarillas cerca de los comercios