Hermenegildo, tú no tienes la culpa

|

El Ideal Gallego-2011-05-31-012-41b4e47b 

Publicidad > Una campaña publicitaria de Aquarius desvela que Aquiles, Celio, Deogracias o Alselma son nombres muy poco comunes en la ciudad de A Coruña

h.h. > A CORUÑA
  A lo largo de la vida muchas son las cosas que podemos elegir. Elegiremos a nuestras compañías, los estudios que cursaremos, la casa donde viviremos o incluso el perro que tendremos. Pero hay una cosa que nunca podremos elegir, nuestros nombres.


Se trata de una decisión que no nos atañe. A veces son los padres, los abuelos o hasta los amigos de los progenitores los que eligen, pero, en cualquier caso, nunca serán los retoños los que tengan el placer de escoger su marca. Los nombres propios señalan de por vida a las personas. Incluso, con el tiempo la denominación escogida va cambiando. Manuel, será Manu, o Manolo, o Manolito, o Lito... De este modo, hay nombres que marcan de manera especial. Ildefonso, Felicísima o Hermenegildo, son algunos de esos imborrables, los que recuerdas de algunos compañeros de la infancia por su rareza o complejidad y hasta por su   precaria sonoridad. Y es que algunos padres señalan de por vida a sus vástagos dotándolos de nombres impronunciables.
Ahora, la marca de bebidas Aquarius ha lanzado una nueva campaña “Nombres” que trata de destacar la capacidad y libertad de elección del ser humano. Para ello, han creado una gestoría virtual que asesora a los ciudadanos que deseen modificar su nombre. Además, han realizado un estudio en A Coruña sobre las denominaciones menos comunes. Aquiles, Celio y Deogracias son los menos frecuentes en los coruñeses y Vidalina, Alselma y Blanza Luz en las coruñesas.

Creativos> Los creativos de la agencia Sra. Rushmore han vuelto a sorprender a los consumidores con tres spots que seguro darán mucho que hablar. Según el director de Comunicación Corporativa de Coca-Cola, Carlos Chaguaceda, la campaña continua en la línea de extraer casos de la realidad y que pasan desapercibidos”, apuntó.

 

Hermenegildo, tú no tienes la culpa