Los bomberos aseguran una fachada de la Ciudad Vieja tras la caída de varios fragmentos de cemento

Los bomberos usaron la escalera para acceder a la fachada leire lópez
|

Los bomberos municipales acudieron ayer a la confluencia de las calles Alfonso IX y Nuestra Señora del Rosario, en la Ciudad Vieja, tras recibir un aviso de caída de cascotes alrededor de la una de la tarde. Al parecer, de distintos puntos de la fachada se había desprendido fragmentos de cemento que se encontraban esparcidos por la acera. Ante el peligro que suponía para el público, la Policía Local acordonó la zona mientras los bomberos actuaban en la fachada con la ayuda de una autoescalera.

El estado general del edificio era bueno pero, aún así, los bomberos tuvieron que trabajar durante más de media hora para sanear distintos puntos del inmueble de tres pisos, situado en el número dos de Alfonso IX. El calor que se ha registrado en los últimos días, junto con las temperaturas más bajas que se han dado de noche, es la causa probable de que la fachada del edificio presentara varias grietas que, al final, acabaron arrojando pequeños trozos de fragmentos a la calle. El precinto policial permaneció en la vía pública tras la retirada de los bomberos. n

Los bomberos aseguran una fachada de la Ciudad Vieja tras la caída de varios fragmentos de cemento