Assange exige desde el balcón de la embajada que Reino Unido y Suecia acaten el fallo de la ONU

WikiLeaks founder Julian Assange makes a speech from the balcony of the Ecuadorian Embassy, in central London, Britain February 5, 2016. Assange should be allowed to go free from the Ecuadorian embassy in London and be awarded compensation for what amount
|

El fundador de Wikileaks, Julian Assange, salió  al balcón de la embajada de Ecuador en Londres para reclamar a Reino Unido y Suecia que acaten la decisión de Naciones Unidas, que ordena ponerle en libertad e incluso compensarle.
Assange afirmó que la resolución del grupo de trabajo de la ONU sobre detenciones arbitrarias “es jurídicamente vinculante”, subrayando que se basa en la Declaración Universal de Derechos Humanos y el Pacto de Derechos Políticos y Civiles, textos “obligatorios” para los ambos países.
El periodista australiano esgrimió además que prueba de que “este veredicto es obligatorio” es que Reino Unido y Suecia lo conocen desde hace dos semanas y en ese tiempo no han apelado “porque sabían que iban a perder, porque no hay base para tal apelación”.
El fundador de Wikileaks advirtió de que “habrá consecuencias” incluso “penales” para “las partes involucradas” en su detención ilegal. “Y se tomarán en todos los países que sea necesario, porque (el grupo de trabajo) tiene jurisdicción universal”, adelantó.
A pesar de sus afirmaciones y advertencias, Assange se mostró consciente de que es poco probable que Reino Unido y Suecia acaten el fallo de la ONU, especialmente Londres, a juzgar por las declaraciones del ministro de Exteriores, Philip Hammond, según el cual esto no cambia “nada”. “Estos comentarios son tristes. No hay argumentos”.
Assange asumió esta situación como “una consecuencia” de su “trabajo”, pero tachó de “injusto” que a sus hijos les hayan privado de su padre en estos tres años y medio. “Ellos no tienen nada que ver con mi conducta. Son niños”, recalcó. “Ya es hora de que vuelvan a tener a su padre y eso va a suceder, de una manera u otra”, afirmó.

Dictamen
El grupo de trabajo de la ONU dictaminó ayer que Assange “fue arbitrariamente detenido por los gobiernos de Suecia y Reino Unido” y por tanto su detención debería terminar y se le debería conceder “el derecho de compensación”.
En su decisión, solicitan a Suecia y Reino Unido que evalúen la situación de Assange “para garantizar su seguridad e integridad física, facilitar el ejercicio de su derecho a la libertad de movimientos y garantizar que goza plenamente de sus derechos garantizados por las normas internacionales.

Assange exige desde el balcón de la embajada que Reino Unido y Suecia acaten el fallo de la ONU