Galicia baja del millón de cotizantes, con la destrucción de 38.000 empleos desde que empezó la crisis

Dos personas, a la puerta de una oficina de empleo de la comunidad gallega, que registró 4.615 parados menos
|

Galicia registró de media la destrucción de 27.853 empleos en abril, lo que deja el total de cotizantes por debajo del millón (974.770), según datos del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.

De tal forma, si se suman los casi 10.000 cotizantes perdidos de media en marzo a los de abril, desde que comenzó la pandemia se perdieron cerca de 38.000 empleos de media en la Comunidad --unos datos en los que no se incluyen los trabajadores en ERTE--, en un retroceso acumulado estos dos meses que ronda el 4%.

No se producía una caída intermensual de cotizantes en Galicia en un mes de abril desde el año 2013, por lo que se rompe con seis años consecutivos de ascensos.

En abril, por provincias el descenso de cotizantes está liderado por a Coruña, con 12.204 menos (-2,83%); seguido por Pontevedra (27.853 menos, -2,78%); Ourense (2.361 menos, -2,33%); y Lugo (2.240 menos, -1,86%).

Respecto a hace un año, en Galicia hay 35.821 cotizantes menos, lo que supone una caída interanual del 3,54%.

En la distribución por regímenes, Galicia contabiliza 748.315 afiliados en el general. Mientras tanto, hay 206.411 autónomos y 20.044 en el del mar.

EL 91% DE LOS ERTE POR FUERZA MAYOR

En Galicia, hay 165.038 personas afectadas por un ERTE a fecha de 30 de abril, según los datos del Ministerio de Seguridad Social ofrecidos este martes. Una cifra que difiere significativamente con las cifras de las que informó Xunta ese día, en el que había un total de 230.668, es decir, 65.630 más.

Según los datos del Ministerio, hay 150.241 trabajadores en ERTE por fuerza mayor (el 91%), mientras los 14.797 restantes (el 9%) no son por fuerza mayor.

Por provincias, hay 69.530 afectados en A Coruña; 61.771, en Pontevedra; 17.755, en Ourense; y 15.982, en Lugo.

En cambio, a 30 de abril, la Xunta informaba de 79.767 en Pontevedra; 64.992 trabajadores, en A Coruña; 17.822, en Ourense; y 15.299, en Lugo. A estos sumaba 32.397 empleados en ERTE estatales con incidencia en la Comunidad y 20.391 de servicios centrales autonómicos.

DATOS ESTATALES

La Seguridad Social cerró el mes de abril en España con un descenso de 49.074 afiliados, hasta situarse el número total de ocupados en 18.396.362, según datos del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones publicados este martes.

Este es el dato con el cerró el sistema el último día del mes y el que mejor refleja el impacto de la pandemia del coronavirus en la afiliación. Esta reducción es muy inferior a la que se registró en marzo, cuando la ocupación cayó en casi 834.000 personas.

El Departamento que dirige José Luis Escrivá subraya que este comportamiento supone una "cierta estabilización" del empleo.

Si se analiza el efecto de la pandemia del coronavirus desde mediados de marzo hasta finales de abril, la pérdida de afiliados al sistema alcanza los 947.896 ocupados.

En términos de afiliación media (que es la que se venía publicando antes de la crisis sanitaria), la Seguridad Social registró un descenso de 548.093 ocupados respecto a marzo (-2,9%), hasta situar la afiliación media en 18.458.667 cotizantes, su cifra más baja desde febrero de 2018. No se producía una pérdida de afiliación en abril respecto a marzo desde el año 2009.

En términos desestacionalizados y corregido el efecto calendario, en abril se perdieron 691.054 ocupados medios respecto a marzo, y en el último año se ha registrado una media de 771.695 afiliados menos (-4%).

MÁS DE 3,38 MILLONES DE AFILIADOS ESTÁN EN UN ERTE

Según Seguridad Social, al finalizar abril el total de afiliados que estaban en un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) por una suspensión total o parcial era de 3.386.785 personas, el equivalente a uno de cada cuatro afiliados en el Régimen General.

Del total de ocupados en un ERTE, 3.074.462 se encontraban en un procedimiento por fuerza mayor y 312.323 en un ERTE por otras causas.

Los sectores donde hay más afiliados en un ERTE son Servicios de Comidas y Bebidas (726.137), Comercio al por menor (448.243), Comercio al por mayor (210.959) y Servicios de alojamiento (206.379).

Asimismo, las comunidades donde hay más ocupados en esta situación son Cataluña (678.684), Madrid (566.307), Andalucía (477.392) y Comunidad Valenciana (349.634).

EL RÉGIMEN GENERAL PIERDE 48.266 AFILIADOS EN EL MES

Con datos a último día de mes (no en promedio), el Régimen General perdió 48.266 afiliados en abril respecto a marzo (-0,34%), mientras que el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) restó 19.815 ocupados (-0,6%). Por su parte, el Sistema Especial del Hogar perdió 12.612 afiliados (-3,2%) y el del Carbón, 29 ocupados (-2,3%). El único que sumó afiliados en abril fue el Sistema Especial Agrario, con 31.618 ocupados más (+4,3%).

En valores absolutos, el sector servicios perdió 94.388 afiliados entre el 1 y el 30 de abril (-0,67%), mientras que la industria restó 15.058 cotizantes (-0,68%). Por contra, la construcción ganó 27.035 ocupados en el mes (+2,4%) y la agricultura sumó 33.337 cotizantes más (+3%).

Por actividades, educación, comercio y actividades profesionales fueron las que más afiliados perdieron entre el 1 y el 30 de abril, con porcentajes del 1,6%, 1,26% y 1,24%, respectivamente, en tanto que construcción, hostelería y actividades sanitarias ganaron ocupados respecto a marzo (un 3,9%, un 2,5% y un 0,3%, respectivamente).

Por sexos, la afiliación de mujeres descendió en el mes en 56.815 ocupadas, hasta sumar 8.884.139, mientras que los cotizantes varones se incrementaron en 7.741 ocupados, hasta los 10.130.352 ocupados.

En cuanto al tipo de contrato, el Ministerio destaca la caída de la afiliación de los contratos temporales en un 1,63%, frente a aumento de los contratos indefinidos del 0,23%.

Por comunidades autónomas, cinco de ellas sumaron afiliados entre el 1 y el 30 de abril, especialmente Baleares (+6,1%) y Murcia (+1,7%).

Galicia baja del millón de cotizantes, con la destrucción de 38.000 empleos desde que empezó la crisis