Llega a cinco comunidades la vuelta al cole más atípica sin todos los profesores prometidos

El alumnado del colegio Jesús y María de Valencia se aplica gel desinfectante, durante el primer día de clase | biel aliño
|

La vuelta al cole más atípica por culpa del coronavirus empieza a generalizarse esta semana en España y ya ayer volvieron los alumnos de Aragón, Cantabria, País Vasco, Comunidad Valenciana y La Rioja, aunque aún faltan algunas medidas de refuerzo, como todos los nuevos docentes prometidos por las comunidades.

“Abren sus puertas muchas aulas en nuestro país. Con prudencia y determinación, gracias al trabajo de estos meses. No podemos perder a una generación que necesita ir a la escuela para tener un desarrollo formativo y emocional normal”, escribió la ministra de Educación, Isabel Celaá, en su cuenta de Twitter.

Pero esta apertura de los centros educativos está marcada por las precauciones sanitarias frente al coronavirus, por lo que los niños, con mascarilla y gel, acudieron a sus clases guardando distancias de seguridad y siguiendo las indicaciones.

En este sentido, la plantilla de docentes debe aumentarse para conseguir que en las aulas haya menos alumnos, algo a lo que las autonomías se comprometieron tras recibir el fondo Covid de 2.000 millones desde el Gobierno.

Sin embargo, el sindicato CSIF aseguró ayer que de los 38.252 profesores anunciados por las autonomías solo se incorporaron a día de hoy 22.999 y que, además, si se quisiera cumplir la recomendación de la ratio de 15 alumnos por aula, se necesitarían 39.113 profesores en total.

El responsable de Educación de CSIF, Mario Gutiérrez, explicó   que hasta el momento, el 53,4 % del refuerzo de plantillas obedeció a cubrir jubilaciones (17.529).

Falta de personal, ratios elevadas, problemas de espacios, dificultades organizativas en recreos, aulas, comedor, extraescolares, escasez de geles y mascarillas, instrucciones contradictorias son algunas de las quejas de CSIF ante el inicio del curso que llegó ayer a cinco comunidades.

En Cantabria, los colegios volvieron a la actividad después de casi seis meses cerrados, y los niños empezaron con ilusión y ganas de encontrarse con compañeros y profesores, pese a las dudas de muchos padres.

En Santoña, solo el 12% de los alumnos matriculados en los centros de infantil y primaria fue a clase en el primer día del curso escolar, según la consejera de Educación, Marina Lombó, quien espera que las aulas del municipio, aislado desde la semana pasada por el Covid-19, recuperen “poco a poco la normalidad”.

En la Comunidad Valenciana, el 99,7% de los centros educativos abrió ayer sus puertas para recibir a los alumnos en el primer día de curso escolar cumpliendo las medidas de seguridad, protección e higiene establecidas.

El conseller de Educación, Vicent Marzá, destacó que el curso comenzó “con la máxima seguridad y con la certeza de que es más necesaria que nunca la aportación educativa a la sociedad”.

En el País Vasco también a los habituales nervios del inicio del curso se suma la incertidumbre generada por el Covid-19, que obligó a instaurar protocolos anticontagio en cada colegio y que hace temer a padres y profesores que en algún momento la docencia presencial se convierta en telemática.

En Llodio (Alava), Mikel, de 8 años, y su hermano Xabier, de 12 años, se levantaron “atacados por los nervios, pero no por el Covid-19, sino por lo seis meses que han pasado” desde el último día que fueron a clase, explica Elena, su madre. La entrada al colegio fue escalonada, se usaron accesos diferentes, aunque no siempre fue posible mantener la distancia de seguridad.

En Aragón, el presidente, Javier Lambán, acompañado por el consejero de Educación, Cultura y Deporte, Felipe Faci, tras inaugurar el curso en el CEIP Tío Jorge de Zaragoza, insistió en que la escuela es “donde mejor están” los alumnos y el curso debe empezar, porque la educación “no se puede demorar”.

En La Rioja, los estudiantes accedieron a los colegios por la zonas marcadas, con alfombras desinfectantes en todas ellas y vigilados en todo momento por sus profesores para evitar contactos y establecer los grupos “burbuja”, que no se cruzaran ni en los recreos, algo que centraba muchas de las conversaciones de los alumnos en la entrada.

Está previsto que los alumnos dediquen la primera jornada escolar a profundizar en la prevención y evitar la propagación del Covid-19, además de conocer de forma detallada sus propias obligaciones, marcadas por el plan de contingencia de cada centro riojano.

Este curso sindicatos y asociaciones no descartaron convocar movilizaciones y, de momento, CCOO, UGT, CGT y el Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza de Madrid lo hicieron para los días 22 y 23 y el Sindicato de Estudiantes, los días 16, 17 y 18 de septiembre.

Llega a cinco comunidades la vuelta al cole más atípica sin todos los profesores prometidos