Más de un centenar de vendedores esperan un hueco en el feirón semanal

|

El feirón de Arteixo podría duplicar su oferta si hubiera sitio para todos los que quieren acudir sábado tras sábado a vender sus productos. En la lista de espera hay en estos momentos más de un centenar de vendedores que esperan un hueco para poder ofrecer ropa, comida o complementos a un precio “low cost”.

A día de hoy, cada semana se instalan en la explanada ubicada detrás del consistorio 150 puestos. En la lista de espera se han quedado sin poder instalar su stand 109 personas interesadas en acudir a Arteixo.

Como explican desde el Ayuntamiento, la intención es “potenciar” y “ampliar” el feirón. Añaden desde el gobierno local que el listado se mantiene inamovible “porque no hay espacio material” para instalar más puestos.

 

Crecimiento

De hecho, en la actualidad, los distintos vendedores se ubican en la trasera del consistorio hasta llegar al cruce de la carretera del centro cívico. A lo largo de esta vía también hay más puestos que llegan hasta la calle peatonal.

Lejos quedan esos doce puestos con los que nació el mercadillo de Arteixo hace dos décadas. Poco a poco, con los años fue ganando experiencia y, con ello, relevancia en el marco de las compras itinerantes hasta llegar a los 150 puestos de hoy día.

Uno de los secretos de esta feria y que hizo que se diferenciase fue la gran importancia que tienen los productos que llegan de la huerta. Si se pasea por el feirón cualquier sábado por la mañana, no es difícil percatarse de esa importancia, con las 75 personas que venden este hortalizas, legumbres, frutas o tubérculos. Esta “referencia” – según el concejal de Turismo, Manuel Padín– la disfrutan cada sábado más de dos mil personas, entre vecinos y visitantes que realizan sus compras en el municipio. n

 

Más de un centenar de vendedores esperan un hueco en el feirón semanal