El fervor religioso es patrimonio internacional

Cientos de fieles celebran una peculiar procesión de Jesús Nazareno en Costa RIca.
|

Entre las celebraciones más tradicionales del mundo, la Semana Santa es una de las más populares, especialmente en España, donde las calles de la gran mayoría de ciudades y pueblos se convierten en escenarios de fervor y devoción religiosa. Las celebraciones religiosas se iniciaron el viernes pasado con el Viernes de Dolores.
Este año, en España se podrán vivir sensaciones únicas con la celebración, en la ciudad de Mérida, en Extremadura, que comenzó de madrugada con un desfile procesional que traslada la imagen medieval del Cristo de la O desde la catedral de Santa María hasta el Anfiteatro Romano; o la Semana Santa de Ferrol, una de las más espléndidas y vistosas del norte de España.
También en Toledo la Semana Santa se caracteriza por la sobriedad de sus procesiones, donde las calles, monumentos y edificios históricos de la ciudad contribuyen a crear una atmósfera muy especial mientras se realizan los diferentes actos, sobre todo, por la noche. Las iglesias, conventos y monasterios que suelen permanecer cerrados el resto del año, abren sus puertas para acoger los distintos oficios religiosos programados.
En Andalucía, una de las más multitudinarias y pasionales de toda España, las cofradías se preparan durante meses para realizar las procesiones y marchas con bandas de música, tambores y cornetas. Le siguen las celebraciones en Castilla y León con desfiles solemnes y procesiones espectaculares

la pasión europea
Pero no solo en España se vive con pasión estas fechas. En muchos otros países de tradición católica de América Latina, Europa e incluso Asia se suceden los actos. En Alemania, Suiza y los países nórdicos, entre las celebraciones más populares está la búsqueda de los “huevos de Pascua”. Según la tradición una liebre pinta y esconde los huevos para que los niños al levantarse el domingo de Pascua vayan en su búsqueda y con suerte, encontrarán algún regalo cerca.
Durante la Semana Santa los alemanes también decoran sus hogares y tiendas con flores típicas de la primavera y huevos hervidos y pintados. 
En Francia la tradición es muy diferente a la española: solo es festivo el lunes de Pascua, aunque se hagan celebraciones religiosas en diferentes iglesias. Durante el jueves y sábado santo, las campanas del país no repican y popularmente se cuenta a los niños que no suenan porque “vuelan” a Roma a ver al Papa.
En Italia, de norte a sur, celebran fiestas populares, procesiones, ritos religiosos, representaciones sagradas, ferias y tradiciones folklóricas que rememoran la Pasión de Cristo. Igualmente, hay otros continentes que también se suman a los festejos.

festejos para todos
En Australia, como en Estados Unidos, donde los católicos son minoría, no se celebran grandes liturgias, pero los comercios utilizan estas fechas para vender, al igual que en Centroeuropa, dulces y huevos de chocolate.
En el caso de Asia, encontramos a Filipinas con una de las celebraciones más polémicas, donde muchas personas recrean el mismo dolor que dicen sufrió Jesús. En la localidad de San Pedro de Cutud, diez personas son crucificadas –clavos en las manos incluidos– y otras tantas pasean por las calles dándose latigazos hasta sangrar.
Y en Jerusalén, los visitantes que se desplazan hasta la Ciudad Santa, pueden recorrer los lugares que se citan en la Biblia y asistir a numerosas misas.
En tanto que en América del Sur existen todo tipo de celebraciones que son muy parecidas a las de España, como la de Ayacucho en Perú, considerada como la segunda más reconocida internacionalmente después de la de Sevilla.
Pero la más original, sin duda, se encuentra en Puerto Madryn, en el sur argentino, donde desde hace ya algunos años se celebra un Vía Crucis submarino con la Virgen de Copacabana. El sacerdote equipado con una máscara facial y ayudado por un hidrófono se mete en el agua acompañado por cuarenta buzos que portan una cruz de madera.

El fervor religioso es patrimonio internacional