El centro García-Sabell lleva cuatro años y medio cerrado y sin solución

el ideal gallego-2018-11-29-007-5b9001d4
|

El Centro Asociativo Domingo García-Sabell acumula más de cuatro años y medio cerrado debido a su mal estado y sin visos de contar con una solución a corto plazo.
El espacio se cerró en abril de 2014, en un primer momento de manera temporal, pero nunca volvió a reabrir sus puertas. Los problemas en la instalación eléctrica, que provocaban descargas a través de las paredes, y las humedades, obligaron a diversas entidades sociosanitarias a buscar otro lugar en el que desarrollar su actividad.

En la actualidad no existen fondos suficientes en el presupuesto municipal para acometer la reforma de este centro, por lo que parece complicado que pueda llevarse a cabo antes de que finalice el mandato teniendo en cuenta los plazos que debería cumplir una obra de este calibre.

El Gobierno local pretendía completar los fondos de esta actuación por medio de las inversiones financieramente sostenibles, que todavía se desconoce si se podrán realizar.

En el voto particular que se aprobó en el pleno del pasado lunes con las partidas de estas inversiones se incluyó un suplemento para la partida de la reforma integral del centro García-Sabell de manera que contaría con 622.669,47 euros en total. Sin embargo, este proyecto y muchos más están pendientes de que el Ayuntamiento cumpla con el período de pago a proveedores de este mes y que le dé tiempo de realizar la tramitación necesaria.

Actualmente no hay fondos suficientes para acometer la reforma integral de un espacio sin uso desde abril de 2014


En caso de confirmarse, esta sería la mayor cantidad que se destinaría a la reforma de este espacio durante el actual mandato, aunque no la única.


El año pasado también hubo partida presupuestaria con el objetivo de reformar el centro y permitir que las asociaciones regresasen a su lugar habitual, pero no se llegó a ejecutar.

En 2017 se reservaron 250.000 euros con esta finalidad a través de una enmienda que introdujo el Partido Socialista y que, junto a otras, permitió que la formación apoyase la aprobación de las cuentas municipales. A pesar de todo, desde el Gobierno municipal no se anunció ningún avance respecto a esta iniciativa. 

Un año antes fue la propia Marea la que intentó introducir fondos con este objetivo, aunque no lo hizo en el presupuesto inicial y terminaron sin incorporarse por el rechazo del pleno al modificado de crédito en el que se encontraban junto a otras propuestas.
Hasta su cierre, en el García-Sabell desarrollaban su actividad una decena de asociaciones del sector sociosanitario. Tras el cierre del centro, estas entidades se trasladaron al edificio de la Fundación Tenreiro, situado en el barrio de Eirís.

El centro García-Sabell lleva cuatro años y medio cerrado y sin solución