La falta de seguridad y de cuidado de zonas verdes centran el “Dillo ti”

Nueve de los diez concejales del gobierno acudieron al Espacio Vecinal de O Birloque | pedro puig
|


Durante el encuentro de los miembros del equipo de gobierno con los vecinos de este barrio fueron varios los ciudadanos que relataron los acontecimientos relacionados que hay con la inseguridad ciudadana en este barrio y lugares cercanos.


Una de las afectadas expuso cómo le robaron en varias ocasiones mercancía de su furgoneta, una situación similar a la que explicó otro vecino, que además destacó la presencia de droga en el barrio.


Desde el Gobierno municipal se les respondió que se informará de estas situaciones al área de Seguridad Ciudadana, cuya concejala no estuvo presente en el encuentro.

Además, destacaron que existe una carencia en cuanto a los efectivos policiales que hay en la ciudad, sobre todo de la Policía Nacional. Sin embargo, el alcalde, Xulio Ferreiro, destacó la coordinación entre los agentes estatales y los locales. “Non hai número suficiente para tódolos barrios”, detalló el regidor.

Acerca de la presencia de droga en el barrio, Ferreiro explicó a los ciudadanos que en ocasiones la Policía Local no puede actuar directamente ya que desde la Policía Nacional se les pide que primero se informe cuando tengan conocimiento de una situación. Esto se debe a que una intervención menor podría dar al traste con “operacións a outro nivel”. Además, también hubo quejas por las carreras de vehículos que se producen en puntos cercanos al espacio vecinal del barrio y que fueron definidos como “rallies”.

Vegetación
El otro asunto protagonista del encuentro fue el de las molestias que provocan las ramas de algunos árboles en edificios además de espacios con abundante maleza.

Acerca de la primera cuestión, que fue expuesta por vecinos de la avenida de Glasgow y de la calle de Juan Darriba, la concejala de Medio Ambiente, María García, aseguró que próximamente comenzará la poda de ejemplares.

La titular del área señaló que está previsto llevar a cabo una poda “en profundidade” para compensar el abundante crecimiento de la vegetación durante los últimos meses. Los vecinos de estos lugares se quejaron de que el tamaño de las ramas causa molestias en sus viviendas además de dejarles sin vista ni luz solar.

Con respecto a los lugares con maleza, María García destacó que en muchos casos el problema es que se trata de fincas privadas, lo que impide que el Gobierno municipal pueda actuar directamente.


Así, explicó que en este barrio hubo 25 expedientes de desbrozo abiertos a particulares, once de los cuales respondieron positivamente mientras que en seis casos se impusieron multas.

La falta de seguridad y de cuidado de zonas verdes centran el “Dillo ti”