El túnel de La Marina reduce el tiempo para cruzar el centro en una quinta parte

El Ideal Gallego-2015-09-06-003-9ebdce9a

Hace falta coraje, que muchos reúnen a diario, para transitar por el centro de la ciudad. La orografía peninsular de A Coruña convierte el istmo en un cuello de botella por el que los conductores odian tener que circular. Y sin embargo, los que más recorren las calles, los taxistas, están convencidos de que en los últimos meses se viene notando una mejora en la fluidez, que achacan en parte a la apertura del túnel de La Marina y en parte por un descenso en el número de vehículos que circulan a diario. Estimaciones de Teletaxi apuntan a que el tiempo necesario para atravesar el centro se ha reducido “como mínimo”, en una quinta parte.
“Ahora, en un día normal, se puede tardar entre cuatro y cinco minutos”, apunta Manuel Sánchez Quindimil. La apertura del túnel, hace unos meses, mejoró mucho la circulación porque ofreció nuevas opciones de circulación a los conductores que se dirigen a Orillamar y Monte Alto. “Desde hace tiempo que se nota, porque antes solo podías ir por el Paseo Marítimo o San Andrés”, aclara Quindimil. El Paseo sigue siendo una vía bastante rápida, pero se satura, sobre todo en el giro a la plaza de Pontevedra y la de Ourense, como recuerda el presidente de al asociación de Teletaxi. Esta plaza es un nudo vial que todos los conductores tratan de evitar si es posible. El nuevo túnel ofrece esa posibilidad mejor incluso que el antiguo, porque evita varios semáforos que regulan el tráfico en superficie. 
“Todavía hay que ver cómo quedará todo, pero la verdad es que se circula mejor”, aventuró Quindimil. Todavía queda por descubrir si mejorará aún más una vez abierto el ramal del túnel que permite circular por debajo de O Parrote, y que la Autoridad Portuaria considera que podría abrirse a finales de este mismo mes, aunque los profesionales del volante dudan de que sea tan decisivo como el que ya está abierto.

menos coches
Pero también está el hecho de que cada vez hay menos tráfico por el centro de la ciudad, algo que los profesionales del volante vienen percibiendo desde hace un tiempo. Como el número de vehículos que llegan diariamente a la ciudad a través de Alfonso Molina apenas ha variado, ni siquiera durante las etapas más graves de la crisis, eso indicaría que son los coruñeses los que están dejando el vehículo privado en menor. “Este verano lo hemos notado bastante. El centro parecía vacío”, apuntó Quindimil. 
Queda por ver si esta impresión resiste la vuelta a la normalidad ahora que han finalizado las vacaciones de verano, pero lo cierto en lo que va del año fuentes municipales ya habían notado un descenso en los atascos en el centro de la ciudad. En parte es debido a que no hay grandes obras, excepto en la calle de Federico Tapia –que se reurbaniza por tramos desde hace meses– pero también a que cada vez menos coches recorren a diario el centro. “Quizá es que la gente tiene ahora otra mentalidad”, apunta Quindimil. Aunque, para su gusto, no son muchos los que optan por el taxi para sus desplazamiento.

El túnel de La Marina reduce el tiempo para cruzar el centro en una quinta parte

Te puede interesar