Un grupo de menores amedrenta al comercio de la Sagrada Familia

los vecinos acusan al grupo de los daños en la plaza quintana

Desde hace meses, los comerciantes de la zona que rodea la plaza de la Sagrada Familia vienen sufriendo el acoso de un grupo de menores que les hacen la vida imposible. Señalan a niñas en edad escolar, que rondan los trece o catorce años, que se dedican a golpear sus cristales, pintar las fachadas, cometer pequeños hurtos, insultarles y, en general, a alterar la tranquilidad. Solo esta semana ya han llamado dos veces a la Policía por este motivo. “Ahora, con las vacaciones de Navidad, se ha acentuado porque tienen más tiempo libre”, explica un afectado.

Las tiendas sufren robos, daños y pintadas, y sus dueños, insultos

Pero la Policía puede hacer poco, excepto entregar a los menores a sus padres, lo que no surte efecto. Los niños son de etnia gitana y los comerciantes denuncian que sus progenitores les dejan campar a sus anchas por la plaza. “Dices que vas a llamar a la Policía y se ríen de ti”, asegura otro empresario.

 

"Una peste"

Acusan a estos menores de ser los responsables de las pintadas y los destrozos que afean la plaza, y que han provocado que los vecinos empiecen a evitarla. “Se han apropiado de la plaza. Arrancaron incluso una mesa de tenis que había, y eso que estaba hecha con materiales resistentes”. Otro vecino asegura que está harto hasta de un niño de seis años: “son una peste”.

Los robos también afectan a los supermercados de la zona, por lo menos un negocio ha cerrado por su causa, y la asociación de vecinos y comerciantes no deja de recoger quejas.

Un grupo de menores amedrenta al comercio de la Sagrada Familia

Te puede interesar