La Marea se rinde a los infractores y eliminará las paradas con apartaderos

06 noviembre 2016 A Coruña.- Méndez Núñez recibirá 28 de las 37 líneas de autobús interurbano que llegarán hasta el centro En la foto buses urbanos coinciden con los buses interurbanos
|

A día de hoy, es posible encontrar en muchos puntos de la ciudad paradas de autobús que forman un entrante en la acera. Ese entrante o apartadero, que los técnicos llaman bahía, está pensado parara que el transporte público pueda hacerse a un lado mientras recoge a los viajeros y así, no  suponga un obstáculo para la circulación. Pero el concejal de Movilidad, Daniel Díaz Grandío, anunció ayer en una reunión vecinal que este es un formato “obviamente a erradicar”. El motivo es que muchos conductores aprovechan la ausencia de los buses para aparcar en la zona rayada de amarillo, a pesar de estar prohibido, y desde el Gobierno local no se ha conseguido erradicar esta conducta. 

Las nuevas paradas tendrán la forma exactamente contraria: “As paradas se sacarán cara a fóra, para que o autobús pare no carril”.  Grandío está convencido de que este es el modo de construir una parada que sea totalmente accesible para todo el mundo. Es decir, para las personas con problemas de movilidad y de más edad, sobre todo aquellos que precisan que el bus despliegue la rampa, ya sea para bajar la silla de ruedas o la sillita del bebé.  Las paradas en bahía facilitan que los coches se detengan allí. Las nuevas harán que sea imposible.

Lo habitual es que los vecinos exijan una mayor presencia policial para multar a los infractores y, de hecho, solo el año pasado, las sanciones impuestas por el 092 por aparcar en un lugar reservado para el transporte público urbano cayeron un 20%, pasando de 1.209 en 2016 a 968 en 2017. Es un descenso llamativo si se tiene en cuenta que el año pasado se batieron todos los récords en sanciones de “ayuda a la movilidad” gracias a las cámaras de La Marina, que contribuyeron a emitir más de 36.000 multas  El Gobierno de la Marea parece apostar por otra opción, más urbanística que disciplinaria, para conseguir  que se respeten las paradas de bus y están aprovechando cualquier obra para eliminar bahías.

En el carril 
El concejal advirtió de que el carril bici implica “atacar” las paradas de autobús. Es por eso que se pueden ver en Salvador de Madariaga, donde se está construyendo el carril bici que va de A Palloza a Matogrande. “como todas las obras que facemos, no so implican mellorar a circulación para as bicicletas”. Todas se sacaron fuera, para que el autobús para en la calzada y que evite que los vehículos puedan usarlo. 

El lado negativo es que los conductores tendrán que detenerse, lo quieran o no, si el autobús se encuentra en una calle de un solo carril, y aguardar pacientemente durante varios minutos mientras el autobús embarca o desembarca a sus pasajeros, lo que es probable que no ayude a mejorar la circulación por la ciudad, que ya sufre de congestión a menudo. Para el alcalde, Xulio Ferreiro, está claro que el vehículo privado debe ceder paso al transporte público.

La Marea se rinde a los infractores y eliminará las paradas con apartaderos