Una nueva modificación en las cuentas enrarece el ambiente en María Pita

|

La calma de los últimos meses en María Pita está desapareciendo durante los últimos días con motivo del modificado de crédito con el superávit del presupuesto del año pasado que el Gobierno local quiere dedicar a inversiones. Mientras, el PSOE entiende que lo primero es destinar estos fondos a amortizar deuda.
Para esta mañana está convocado un pleno extraordinario en el que este asunto es el único en el orden del día. La Marea llega a la sesión sin tener asegurados los apoyos que necesita al gobernar en minoría para poder sacarlo adelante.

El alcalde, Xulio Ferreiro, se mostró “sorprendido” por la postura del Partido Socialista, que defiende que al menos la mitad de los 9 millones de euros que se repartirán entre diversas inversiones deberían destinarse a reducir la deuda municipal.
“Cremos que non é unha boa idea adicar parte deste modificativo a amortizar débeda”, añadió el regidor, quien indicó que el Ayuntamiento ya redujo deuda este año en un par de ocasiones.
Desde el pasado verano ambas formaciones se encuentran en una situación de entendimiento gracias a la que pudieron cerrar varios cambios en las cuentas de este año y que permitió que las negociaciones para el presupuesto del próximo año estén bastante avanzadas.

Sin embargo, las formaciones mantienen ahora posturas bastante enfrentadas en torno al destino de esta cantidad y que rompen con el clima de los últimos meses, al menos de manera momentánea.
El regidor y el portavoz socialista, José Manuel García, mantuvieron contactos en las últimas horas pero sin que fructificase ningún acuerdo ni ningún acercamiento.
Ferreiro solicitó ayer públicamente al Partido Socialista que explique qué partidas de las incluidas en el modificado considera que no son prioritarias y que podrían ser reemplazadas por fondos para amortizar deuda.
Mientras, desde la formación socialista consideran que debe ser el Gobierno local el que priorice unas partidas sobre otras para permitir la inclusión de fondos para la reducción de deuda.
De hecho, el propio José Manuel García señaló que el PSOE no tendría problemas en que las partidas que finalmente se quedasen fuera de este modificado se incorporasen al presupuesto del próximo año.
Ambos líderes se mostraron abiertos a ceder ante las pretensiones de la otra parte con el objetivo de que se alcance un acuerdo, aunque no se muestran propensas a ser ellos quienes den el primer paso.

Incertidumbre
Con esta situación enrarecida se llega al pleno de esta mañana, en el que se pueden dar varias situaciones. Una de ellas es que el asunto se debata tal cual y esperar a conocer el resultado de la votación, que dependerá de la postura que adopten el Partido Popular y del Partido Socialista.
Otra posibilidad es que se presenten enmiendas, tanto por parte del Gobierno local como del Partido Socialista, una opción ante la cual ninguna de las dos partes se mostraba partidaria. Finalmente existe la opción, muy remota, de que el alcalde opte por desconvocar el pleno si considera que no va a obtener el apoyo necesario para la aprobación del asunto.
Por su parte, la portavoz del Partido Popular, Rosa Gallego, también dio su visión sobre el modificado que irá a pleno. “No sabemos qué es lo que se va a votar porque la Marea y el PSOE hablaron de una posible enmienda, cuando lo normal sería pactarlo antes de llevarlo a pleno”, dijo.

La líder del grupo mayoritario de la oposición no quiso aventurar lo que podría suceder en la sesión tras lo ocurrido en otras ocasiones. “No sería la primera vez que el propio Gobierno municipal retira un asunto del orden del día sin más explicaciones o que se enmienda a sí mismo, por lo que cualquier cosa es posible hasta que comience el pleno”, aseguró.
Rosa Gallego no quiso dar ninguna pista sobre el sentido en el que realizarán su voto y explicó que esto no se decidirá hasta que mantengan la reunión de grupo, que tendrá lugar minutos antes de la sesión.
La portavoz de la formación popular señaló que hay algunas partidas, como la de más de dos millones de euros para mejoras en la planta de Nostián, que generan “dudas” en su grupo. Así, consideran que debe ser la concesionaria la que se haga cargo de la misma ya que hay “una sentencia sobre inversiones anteriores en la planta que tuvo que asumir la empresa y no el Ayuntamiento porque no cumple con el porcentaje de reciclaje que presentó en su oferta”.

Una nueva modificación en las cuentas enrarece el ambiente en María Pita