Un gran colapso final da continuidad al maleficio

Partido de baloncesto entre el Liberbank y Leyma. Polideportivo de Pumarin. Oviedo .07/03/2020. Carolina Santos.
|

El Basquet Coruña volvió a estrellarse contra el muro de Pumarín, la única cancha donde jamás ha ganado, en un partido donde el Oviedo, liderado por un colosal Francis Alonso (7 de 12 en triples), desactivó a los de Sergio García en el periodo de la verdad.

La novena derrota en nueve visitas (ocho en Oro y una en Plata) a Pumarín se fraguó en el tramo final del tercer cuarto, con un parcial de 10-2 para los del debutante Natxo Lezkano que les daría una iniciativa (69-63) que no volverían a perder.

Fue el principio de un colapso en ataque de ‘la marea naranja’, que en los primeros siete minutos y medio del acto final tan solo fue capaz de anotar siete tantos. Y solo en tres en los 2:30 restantes.

A golpe de parcial
Hasta llegar al fatal desenlace, el Basquet Coruña llegó a dominar por una máxima ventaja de ocho puntos (8-16), al paso del ecuador del cuarto inaugural. Una alegría que duró lo que tardaron los locales en contestar con un 10-0, con nueve puntos de este parcial firmados por Alonso, quien acertó sus primeros cuatro primeros tiros desde el arco.

En los minutos finales, Arteaga tomó el testigo del escolta. Y mantuvo la inercia en el arranque del segundo acto. Hasta que Alonso volvió de un merecido descanso anotando su quinto triple en seis intentos. Una canasta que supuso el punto de partida de un parcial de 9-2. Al igual que en el periodo anterior, hubo contestación inmediata: 0-11, para devolver la delantera a los visitantes (36-41). Por si acaso, Alonso atajó el posible demarraje con su sexto acierto desde la larga distancia.

Con 39-43 comenzó el tercer acto. Y con un parcial de 9-2. Seguido de otro de 0-8. El exnaranja Jorge Sanz rompió la baraja con cinco tantos seguidos (59-56) y el mencionado 10-2 de los compases finales dio paso a un nuevo episodio de agorafobia –en este caso acompañado de una dosis de maldición histórica– de un Basquet Coruña que, pese a todo, mantiene la tercera plaza, ahora igualado a victorias con un Alicante que acumula nueve consecutivas.

Un gran colapso final da continuidad al maleficio