Las intensas lluvias de primera hora causaron bolsas de agua e inundaciones por toda la ciudad

El Ideal Gallego-2018-12-04-009-7584f9c6
|

La lluvia que cayó sobre la ciudad durante la madrugada y las primeras horas de la mañana provocó bolsas de agua en diferentes puntos así como inundaciones en lugares como aparcamientos subterráneos.

La estación meteorológica de la Torre de Hércules registró ayer cerca de 30 litros por metro cuadrado de lluvia, uno de los datos más elevados de los últimos treinta días.
El problema, más que la cantidad, fue la persistencia con la que llovió entre las seis y las diez de la mañana, cuando se recogieron la mayoría de las lluvias. De hecho, entre las seis y las siete, la ciudad recibió la mitad de toda el agua que cayó durante la jornada de ayer.

Esta situación provocó que apareciesen bolsas de agua en diversos puntos de la ciudad. Uno de estos fue el carril bici de los Cantones, en sentido hacia La Marina.

En este punto, la vía reservada para las bicicletas que fue inaugurada hace unos meses presentaba una capa de agua que impedía el tránsito normal de los ciclistas.

Pero este no fue el único lugar de la ciudad en el que se produjeron estas bolsas, que se crean cuando la lluvia cae en gran cantidad y de manera muy seguida.

Además, también se dieron en el Paseo Marítimo, en concreto en el carril derecho del tramo que va del colegio Salesianos hasta las inmediaciones del estadio de Riazor, hecho que provocó algunas complicaciones en el tráfico de la zona, con los conductores intentando evitar esa ruta.

El polígono de Pocomaco fue otro de los puntos afectados y por ello fue necesaria la intervención del personal de mantenimiento de la propia zona comercial, que consiguió normalizar la situación avanzada la mañana. Antes, el carril de la Avenida Primera que desemboca en la rotonda central se encontró totalmente inundado, dificultando la circulación.

La plaza de la Palloza, el acceso a la estación de tren desde Alfonso Molina o el túnel de Juana de Vega son otros puntos en los que se produjeron dificultades como consecuencia de las bolsas de agua. 

Sin emergencias
A pesar de los problemas que se generaron a raíz de la lluvia que cayó sobre la ciudad durante la noche y las primeras horas de la mañana, los servicios de emergencia no tuvieron que llevar a cabo ninguna intervención por este motivo a lo largo de toda la jornada.

Situación distinta fue la que se produjo en el aparcamiento subterráneo de la ronda de Outeiro. En este parking fue necesaria la utilización de una bomba para la extracción del agua que se había acumulado, una intervención que también fue necesaria en otros subterráneos de la ciudad.

Las intensas lluvias de primera hora causaron bolsas de agua e inundaciones por toda la ciudad