El sector reclama que se incremente la dificultad en pruebas de habilitación

|

Cada una de las 522 licencias de taxi de las que dispone A Coruña va aparejada a un determinado vehículo, pero ese coche puede tener uno o más conductores habituales. Muchos titulares de permisos municipales hacen parte de la jornada y contratan a otra u otras personas para que completen el día. Incluso hay empresarios que disponen de varias concesiones, lo que ya les obligaría a emplear. Por ello, además de que se imponga la dedicación exclusiva, las asociaciones del sector en la ciudad también creen que hay que vigilar más de cerca la formación. “El examen para ser taxista es muy sencillo y habría que prepararse un poquito mejor”, subraya el presidente de la Asociación Herculina del Taxi, Leopoldo Villa, que espera que la Lei do Taxi de Galicia ayude a incrementar la dificultad en las pruebas, incluyendo un mayor conocimiento de la ciudad.

El sector reclama que se incremente la dificultad en pruebas de habilitación