El Gobierno en funciones se niega a ser controlado y abre un “conflicto institucional”

|

El secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, reafirmó ayer la negativa del Gobierno de Mariano Rajoy a someterse al control del Congreso mientras esté en funciones y su decisión de desoír las peticiones de comparecencia que pueda cursar la Cámara Baja.
Ayllón compareció para defender la posición del Ejecutivo después de que el presidente del Congreso, Patxi López, anunciase que la Mesa de la Cámara, con los votos de PSOE, Podemos y C’s, había aprobado la convocatoria de plenos de control al Gobierno, una decisión que fue avalada después por la oposición en la Junta de Portavoces.
López envió una carta a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, solicitándole que el Ejecutivo reconsidere su negativa a ser controlado por el Congreso y pidiéndole que evite lo que, a su juicio, sería un “conflicto institucional grave” y sin precedentes.
Por su parte, el portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, Antonio Hernando, aseguró que su partido está dispuesto a promover que el Congreso lleve al Gobierno al Tribunal Constitucional si el Ejecutivo en funciones de Mariano Rajoy no reconsidera su “rebelión” frente a las Cortes y mantiene su rechazo al control de la Cámara.

Respeto a la legalidad
Sin embargo, según el portavoz popular, el Gobierno de Rajoy no está en “rebeldía” por negarse a someterse al control del Congreso mientras esté en funciones y pidió a la Cámara que “respete la legalidad vigente” y no convoque plenos de control al Ejecutivo ni cite a ministros a comparecer en comisión.
“Espero que no tengamos que llegar a los tribunales, que reine la sensatez y que se respete la legalidad vigente”, resumió.
Con todo, el portavoz de Ciudadanos en el Congreso, Juan Carlos Girauta, advirtió de que, a pesar de estar en funciones, el Gabinete de Rajoy será controlado por las Cortes “le guste o no” porque así lo exige la legislación española. “Eso es algo irrefutable e indiscutible”, manifestó.
Por último, el portavoz del Grupo Parlamentario de Podemos-En Comú Podem-En Marea en el Congreso, Íñigo Errejón, defendió la necesidad de que el Gobierno en funciones rinda cuentas de su actividad en el Parlamento, como ya pidió la semana pasada, y se mostró a favor de que la Cámara Baja lleve al Ejecutivo ante el Tribunal Constitucional si se niega a hacerlo. 
“Aunque el Gobierno esté en funciones, no es irresponsable. El legislativo tiene que seguir cumpliendo su función”, demandó, para añadir que no entiende qué tiene que “ocultar” o “esconder” el Gobierno y el PP para negarse a someterse a sesiones de control. “Existe el riesgo de que el gobierno esté funciones para aquello que quiera”, apostilló.
 

El Gobierno en funciones se niega a ser controlado y abre un “conflicto institucional”