El exasesor de Nóos no se siente “libre de responder” a las “barbaridades” de Urdangarin y Torres

|

El exasesor fiscal del Instituto Nóos Miguel Tejeiro aseguró ayer que no se siente “libre de responder” ante las “barbaridades absolutas” pronunciadas por Iñaki Urdangarin y Diego Torres durante el juicio del caso “Nóos”, “con la agravante de haber sido amenazado con querellas por declarar lo que hay”.
Así lo ha puesto de manifiesto en un momento de su comparecencia como testigo en la vista oral de ayer, al ser preguntado en concreto acerca de si se encargaba de introducir gastos personales de Urdangarin y su mujer, la infanta Cristina, en las cuentas de Aizoon –la empresa que el matrimonio comparía–, a lo que respondió que no y que de ello “entiendo que se encargaba” el exduque de Palma.
“No tiene sentido que fuera yo el que le llamara para decir qué gastos cargar a su empresa”, incidió el testigo después de que la abogada del sindicato Manos Limpias le inquiriera al respecto. Tejeiro aprovechó también su respuesta para señalar que ha sido “amenazado con querellas” en función de sus respuestas en el juicio.

secreto profesional
Se da la circunstancia de que las defensas de Urdangarin, Torres y la Infanta emplazaron la pasada semana al tribunal a advertir al testigo de que le ampara el secreto profesional por haber sido en su día asesor de los dos exsocios. De hecho, las magistradas acordaron que Tejeiro no debe aportar datos privados cuya revelacion “atente contra honor y la intimidad personal o familiar” de los afectados, o datos confidenciales de los clientes a los que asesoró. Sí puede declarar sobre informaciones de contenido patrimonial.
Sin embargo, el hecho de que Tejeiro dudara el pasado jueves sobre qué aspectos responder y se negara así a dar información sobre determinadas circunstancias –entre ellas, si Urdangarin y Torres desviaron al extranjero los fondos que obtuvieron de forma presuntamente irregular de las Administraciones públicas–, llevó al fiscal a recriminar que la declaración “está siendo totalmente coaccionada con base en un puro fraude procesal”.
De hecho, incidió en que lo planteado por las defensas “es un abuso procesal”, después de que tanto Urdangarin como Torres, en la declaración que prestaron como acusados, descargaran “toda la responsabilidad sobre el testigo”. “Es una contradicción usar la vía del secreto profesional”, espetó.

El exasesor de Nóos no se siente “libre de responder” a las “barbaridades” de Urdangarin y Torres