Los peajes de las autopistas portuguesas subirán entre un 2 y un 4,36% en 2013 a causa de la inflación

|

Los peajes de las autopistas portuguesas, varias de ellas fronterizas con Galicia, subirán un 2% en enero debido a la actualización de precios derivados de la inflación anual del país, informó ayer el Instituto Nacional de Estadística luso.

Este aumento de los precios afecta a las siete antiguas SCUT –acrónimo de “sin coste para el usuario” en portugués– que pasaron a ser de pago de manera paulatina desde hace tres años y que conectan varios puntos de España y Portugal.

Este año el incremento en este tipo de vías debido a la inflación fue del 4,36%.

El pago por estas vías, decidido por el anterior Gobierno socialista y terminado de aplicar por el actual del conservador Pedro Passos Coelho, fue ampliamente criticado tanto por los habitantes de estas zonas como por los transportistas y empresarios turísticos.

 

descenso del tráfico

Desde que comenzara a funcionar el pago de las antiguas SCUT, justificado por la necesidad de aumentar los ingresos estatales para combatir el déficit, el tráfico de vehículos ha descendido entre un 18% y un 48%, según estadísticas oficiales.

Las siete vías tienen un coste para los turismos de entre 11 y 19 euros por trayecto completo y su método de pago electrónico obliga a los viajeros a adquirir una tarjeta prepago asociada a su matrícula o alquilar el dispositivo de lectura, opciones criticadas por su complejidad.

 

descuentos

Ante las críticas, el Gobierno portugués empezó a ofrecer un descuento del 15 % del que disfrutaban algunos residentes lusos a todos los conductores, incluidos extranjeros, en los peajes de varias autopistas cercanas a Andalucía, Castilla y León y Galicia debido a una advertencia de la Comisión Europea (CE).

La introducción de peajes comenzó en octubre de 2010 en tres carreteras del norte luso (Costa da Prata, Gran Oporto y la A-28) y culminó en 2011 con la adhesión de cuatro autovías más: la A-22, que une el Algarve y Andalucía; la A-23, que cruza el Alentejo; la A-24, colindante con Galicia, y la A-25, próxima a Salamanca.

Los peajes de las autopistas portuguesas subirán entre un 2 y un 4,36% en 2013 a causa de la inflación