Las peleas nocturnas que disolvió la Policía Local se duplicaron durante el año pasado

La Policía Local en San Andrés, multando a coches mal estacionados sobre una zona de carga y descarga | a.p.
|

La noche coruñesa cada vez es más peligrosa. El año pasado, los agentes que integran el dispositivo nocturno de la Policía Local intervinieron en casi 50 peleas, la mayoría en el entorno del Orzán. Esta cifra duplica la del año anterior, y pone el acento en la gran cantidad de incidentes que se registraron durante 2017, algunos de los cuales muy graves, en los que salieron a relucir armas blancas. Pero, además, el año pasado se recordará porque una pelea típica en el Orzán se zanjó con un homicidio: un joven boliviano de 20 años atropelló a otro, de nacionalidad marroquí, al que se encontró justo después de haberse enzarzado en una pelea en un local de la calle Orzán.
Fue en octubre de 2017 cuando las cámaras de la Policía Local en el Paseo Marítimo captaron la imagen que luego se presentaría como prueba de cargo: el marroquí estaba cruzando la calle con dos amigos cuando un coche en el que viajaban tanto el detenido, como dos chicas y un primo suyo, invade el carril contrario y se lo lleva por delante, a él y a un amigo. El primero resulta muerto casi instantáneamente. El segundo, herido en una pierna. El detenido se entregó una hora más tarde: aseguró a la Policía Nacional que solo quiso darles un susto.
A puñaladas
Aunque ese fue el caso más grave, también se han sucedido las reyertas con cuchillos. Normalmente, los incidentes más graves tienen lugar ya por la mañana, entre aquellos que han aguantado toda la noche de juerga, bebiendo alcohol y, en muchos casos, tomando drogas. Un ejemplo de agresión matutina se registró en marzo, cuando el 092 detuvo a cuatro jóvenes de entre 17 y 20 años –dos hondureños, un peruano y un español– por un delito de lesiones con arma blanca a un oleirense de 20 años. La agresión tuvo lugar en el cruce de la Rúa Nueva con San Andrés y el arresto se produjo en la calle de Santa Catalina: las cámaras de tráfico captaron cómo apuñalaban a la víctima cuando subía a un taxi antes de darse a la fuga.
Un incidente parecido tuvo lugar el nueve de junio del año pasado, en el Obelisco, donde una pelea entre varios jóvenes se saldó con dos detenidos, de 24 y 28 años, y un joven de 21 con la nariz rota. Uno empuñó un enorme cuchillo de carnicero de 22 centímetros de hoja. Los sospechosos escaparon en un taxi que, en vez de llevarles a su destino (la segunda fase de Elviña) se detuvo cuando recibió una llamada de radio de las autoridades. Los primeros en intervenir fueron efectivos del 092. Se entrevistaron con la víctima, un joven de Arteixo de 21 años, que sangraba por la nariz (había recibido un puñetazo) y que denunció que uno de sus agresores le había amenazado con un gran cuchillo para luego darse a la fuga en un taxi al que había subido en el Obelisco.
Sin embargo, fuentes policiales señalan que la pronta intervención del dispositivo nocturno logra evitar que la mayor parte de las peleas pasen a mayores, de manera que las casi 50 trifulcas se saldaron sin heridos, o con heridos muy leves. l

Las peleas nocturnas que disolvió la Policía Local se duplicaron durante el año pasado